Día 33: Edinburgh

09.38 Seguí el camino que me indicó la Lonely Planet que bajé ilegalmente del Internet. Llegué a un parque gigante que se llama The Meadows. Está todo nevado. Una beshesa. La gente corre por el parque. Hay un ser de unos cuarenta años que está vestida como Geri Halliwell en la época de It’s Raining Men (Aleluya). La amo.

10.00 Parque de mierda. Ya no sé dónde estoy. Mi brújula es el castillo que está arriba de una montaña. No lo veo y sé que estoy en cualquier lado.

10.10 Estoy en un cementerio genial. Una atmósfera increíble. Son muy creepy los cementerios acá.

10.58 En Edinburgh hay gente pobre pidiendo plata en las calles. Mucha. Es medio shockeante porque hace frío en serio y algunos están sentados en el piso, que siempre está mojado por la nieve. Me cuentan que tienen casa y no duermen en las calles. Zee, el chico que intentó abusar de mi, me dijo que el govierno les da plata, igual que a las embarazadas. Les dan plata por cada hijo y también casa. Después todos los boludos critican a Cristina y las cosas que “un país en serio no hace”. Bueno, Gran Bretaña también lo hace.

12.00 Primaaaark! Dios. Cómo pude mancillar así su nombre? Primark es un local de ropa onda Zara pero bien berreta y barato. Es enorme. Al principio entendí el por qué de los precios. Era todo mierda, pero ahora que ya distingo los diferentes talles, no paro de meter remeras en el canasto. Estoy en medio de un frenesí del cual sólo puedo salir si alguien me da un cachetazo. Estoy sólo. Nadie me da cachetazo. Voy a pagar y la cajera, amorosa, me dice “busy day?”. “yes, madre mía, muy busy”, le respondo. Me encanta hablar como una mexicana inmigrante. Mecho mucho español en mis charlas. Estoy surtidismo de ropa ahora. Me pregunto cómo carajo haré para que entre en la mochila.

Primark es como el gauchito gil. Al principio le tenes desconfianza y pensas que son patrañas, pero luego, cuando te consede lo deseo, sos más devota que de la pija.

14.00 A veces me siento muy rata. Acabo de almorzar una ricas galletitas Digestive. Gasté 200 pounds en ropa pero me parece un escándalo gastar 3 en un sanguche de pollo.

Cada país tiene su comida. La que como todo el tiempo cuando estoy ahí. Casualmente es siempre lo más barato. En Bolivia eran las Mabel’s, unas galletitas onda Opera que costaban nada, 2 bolivianos. En Egipto fue el Falafel y el chocolate Hoogs. En Israel ayuné mucho. Era todo caro y nada de variedad ni en los supermercados grandes. Acá en Gran Bretaña mi amor a primera vista fueron las Digestive, que me hacen cagar a lo loco. Me alimentan y luego se autoexpulsan por mi culo. La comida ideal.

14.33 Acabo de pasar por un local de especias y recordé que mi madre me pidió que le comprara en Egipto. Ilusa. Como se le ocurre? Necesito que alguien me de un motivo por el cual una persona pediría algo así. Yo pediría cámara de fotos, tecnología, ropa, no sé. Especias sería lo último. Igual no compré nada. Después le invento algo. Egipto… Qué lejano parece. Acabo de darme cuenta que ya pasó un mes desde que empezó todo esto. Parece mucho más.

La gente acá es muy cálida también. Muchos son sólo polite, obvio, pero acabo de preguntarle a un flaco dónde queda Leith y se bajó de la bicicleta y dijo que iba a caminar conmigo para que no me perdiera. No. No me quería coger. Ya sé que están pensando eso. En un momento me dijo que me subiera a la bicicleta que me llevaba. Me dio cosita que fuera tan amable. Claro que eso no impidió que me subiera igual. Al bajar le di unas Digestive para recompensarlo.

18.21 Ay por dios. Hay un viejo paralítico en una esquina esperando que el semáforo se ponga rojo. Está todo conectado a máquinas. Tiene la cabeza inclinada como si le hubieran partido la nuca. Se parece al viejo multimillonario quadriplegico que habla por un aparatito y sale siempre en la tele. Si tuviera una escopeta le volaria los sesos así deja de sufrir.

Yo pondría una de esas iglesias “Pare de Sufrir”. La atenderia con una escopeta.

image

image

image

Dia 9: Cairo (Zemalek)

16.43 Caminando por Islamic Cairo nos metimos por unas callecitas y terminamos en una mezquita. Justo empezaba una ceremonia y un tipo nos hace señas para que dejemos nuestras cosas y pasemos. El piso está lleno de caca de paloma. Estamos descalzos. Decido no mirar para abajo y simplemente caminar. La ceremonia es tipo coreografía. Estamos todos en línea. El rabino dice unas palabras como cantando, y nosotros nos encorvamos, después dice algo más y nos arrodillamos y ponemos la cabeza contra el piso. Mientras lo hago me empiezo a reír. No puedo creer lo que estoy haciendo.

17.20 El rabino piensa que soy musulmán. Me habla de Argentina y de Carlos Menem. Yeah, the biggest mosque in Latín America is in Buenos Aires. Me pregunta cuantos musulmanes hay en el país. Me hago el que pienso y le digo 200.000. Obvio que no tengo ni la más puta idea. Pienso que me está diciendo todo esto para fajarnos con cien pounds, pero no, es todo gratis. El problema es que uno nunca sabe cuando son buena onda, y cuando te quieren sacar plata.

18.00 En Egipto la gente no entiende ‘any’. Todo es some, somebody. Se ve que las profesoras que enseñan any faltó a todas las escuelas ese día.

19.21 Acabo de sacarme el boxer para ponerlo a lavar y veo que en la parte de la raya del culo hay toda una línea de mierda. Que asco. No entiendo. Me cagué encima en algún momento y no me di cuenta?

19.23 Oh, ya recuerdo. No me cambio el boxer hace tres días. Entre tanto pedo alguno debe haber salido con sorpresa.

21.21 Estoy en mi habitación. Entra Nena, la recepcionista del hostel que en realidad no se llama Nena pero como no podemos pronunciar su nombre le decimos Nena. Me dice “Martín, conoces a un tal Ahmad?”. Yo la miro con cara de what the fuck?. Instantáneamente recuerdo. Ahmad es el flaco que me paró en la calle y me pregunto si era gay. Me acompañó al hostel porque estaba perdido y se ve que memorizo la dirección. Nena me dice que ya vino tres veces así que le digo “no, no lo conozco”. “ok Martín, yo lo arreglo pero no salgas, si?”. Que gente intensa. Tres veces vino a preguntar por mi. No way I’m going out with that guy.

22.09 Hoy es el cumpleaños de Alex, el venezolano. Nos fuimos a Zemalek caminando. Cruzamos el puente 6th of October, nos quedamos un rato mirando el Nilo, los cruceros y los barcos de fiestas llenas de luces. El puente tiene una mini vereda donde hay puestos de jugos y sillas para sentarse. Es tremendo el contraste de los barcos de fiestas y esas sillas en el puente. La gente que se sienta a tomar algo es toda de clase baja. Ellos no pueden acceder a los barcos, aunque sólo los ven desde arriba.

23.40 trepamos unas rejas cuando nadie nos veía y ahora estamos sentados en el pasto al lado del río Nilo. A las 12 en punto vamos a brindar con agua y chocolates.

Alex se va mañana, vuelve a París. Nos vamos a reencontrar allá. Es muy loco esto. La gente entra y se va de tu vida muy rápido cuando viajas. Todos se convierten en mejores amigos, en gente en la que confías, pero sabes que después se van, o te vas vos. Algunos continúan el viaje, otros vuelven a sus casas, pero vos seguís. Es triste. Bah, no sé si triste. Es lo que pasa cuando viajas. El problema es que uno se pega e involucra con la gente, y después cuesta dejarlos.

Nos abrazamos. Los dos sentimos lo mismo. Es algo genuino. Raro, porque sólo estuvimos dos días juntos, pero viajando todo se intensifica.

12.32 Un tipo salió de una covacha. Nosotros, sentados al lado del Nilo, claramente en zona privada, no hay “uy, nos perdimos” que valga. Uno no trepa rejas cuando se pierde. Lo miro y le digo salamaleicon (hola). El tipo escupe y pienso que esa es la señal de la muerte. Deberíamos correr. Intentamos hablarle pero no nos podemos comunicar. Árabe e inglés. Pésima combinación.

2.43 Estamos en el hostel jugando a las cartas con Mohammed y otro chico. Alex me dice algo de que la vida es como un bondi donde la gente se sube y se baja. Me gusta la metáfora.

3.00 A la china le pegaría tres tiros en la frente, pero la quiero.

DSC02319

DSC02323

DSC02324

DSC02326

Dia 6: Cairo (Islamic Cairo and Zemalek)

12:39 estoy an Al Azhar mosque en Islamic Cairo. Para entrar hay que sacarse las zapatillas. Yo también me saqué las medias porque aún me queda algo de vergüenza, y tenía un agujero enorme en el dedo gordo, y además tengo un olor en los pies que mamita. Tengo tanto hongo entre los dedos que no necesito comprar drogas. Me lamo los pies y listo. Alto viaje me pego. Antes de salir de Buenos Aires agarré una crema de mi madre pero no sé si es para los hongos o para las hemorroides. Espero que sea para los hongos.

El mármol está frío pero hay alfombras por las que se puede caminar. Deben estar llenas de mugre y pulgas por la gente que duerme acá, pero bueno. No queremos faltarle el respeto a Allah, y además, mis pies están más sucios que esta alfombra.

13.00 recién salgo de una especie de lectura bíblica (?). No entendí un sorete pero puse cara de compungido para que crean que soy musulmán. Tengo una cara de judío tremenda.  La gente le besa la mano al rabino (no se ningún nombre así que uso otros, ustedes entenderán: rabino, cura, sacerdote, whatever). Al rabino le chupa tres huevos. Ni los mira y saca la mano rápido. Yo haría lo mismo.

13.05 una mosca no me deja en paz. Casi se me mete en el ojo, digo “FUCK!” un poco fuerte, se dan vuelta tres que estaban arrodillados. Mejor camino rápido y salgo de acá. Quiero ponerme las zapatillas e irme, esta alfombra no da para más. No creo que la limpien muy seguido.

14.07 entre en un lugar en Islamic Cairo que me costó 50 Egyptian pounds por tener tarjeta de estudiante. Sino me costaba 100. La clave para venir acá es sacar una. Todo lo turístico (que es mucho), te sale la mitad. Este lugar parece sacado de una película. Es increíble. No sé si las fotos reflejan cuán grande e impresionante es.
La gente de la entrada me dice cosas en Árabe que no entiendo, salvo uno que me dice “Argentina? Batistuta!”. Odio que siempre me hablen de fútbol. Mi cultura futbolística es nula. Sólo sé algo de la bruja veron pero porque me calentaba. Me dicen que Batistuta es Muslim. Me chupa tres huevos pero hago cara de sorpresa y digo, “oh really? Wow… I didn’t know that”. Me preguntan qué opino de Egipto y les largo mi speech de que pensaba que eran terroristas pero no, son muy amables y cálidos. Me miran mal. Tengo que cambiar el speech me parece.

0.50 (27 diciembre) fui con una chica a Zemelak, una isla que está en el Nilo. El taxi driver nos choreo a lo loco, lo supimos antes de subir, pero la gente es tan pobre acá que todo bien. Al menos sé que soy estafado. El del taxi de la vuelta no encendió el metrado. Se hacía el pelotudo, tipo los chinos cuando se hacen los que no hablan español hasta que les nombras la palabra “plata”. “Turn on the meter, now, you fucking terrorist”, le dijo la alemana.

Zemalak es la zona más cara y exclusiva de Cairo. No se escuchan bocinas de autos, no hay feria, las casas se ven caras, hay bares, etc. En Cairo no hay bares ni boliches. Sólo hay en hoteles 5 estrellas y en Zemalek, pero no dejan entrar egipcios que no sean de clase alta o turistas. Sad.

Estoy totalmente enamorado de esta ciudad y la gente. Mohamed, el chico del hostel, me regalo un chocolate hoy. <This is for you>, y saco un chocolate de la mochila. Cosita. La querra poner?

DSC02132 DSC02150

(AAAA! Quiero corregirles toda la gramatica)DSC02160

(Este lugar es increible. era un hospital)

DSC02180

(Una mosque en Islamic Cairo. Todas tienen galerias y en el medio un espacio al aire libre. Hay que entrar descalzo)

DSC02206

(Smoking sheesha, baby)

Dia 26: Bogota, crisis colombiana

Llegue a bogota tipo 17 hs, y me baje en la terminal del sur, que es linda y moderna pero todo lo de alrededor es un horror que parece una villa de emergencia de argentina. De pedo conoci a una chica colombiana que idola me acompanio hasta llegar sano y salvo al centro. Me iba a tomar taxi pero costaba onda 20 dolares y todo bien, no es de rata pero… Bueno si es de rata. Encima era hora pico asi que imaginense lo que era yo entrando con mi mochila gigante a un bus totalmente lleno de gente.

Cuando llegue a Buenos Aires y algun amigo colombiano me pregunte que me parecio la ciudad, le voy a decir “muy linda”, pero con ustedes no tengo que caretearla. Bogota es interesante pero tan tercer mundo que siento que va a salir Selena de una alcantarilla y se va a poner a cantar Como una Flor. Es mi primer impresion igual. Capaz maniana salgo a caminar y me parece cosmopolita y chic. Por ahora es simplemente caotica. Igual se la nota vibrante y con mucha vida. Hay mucho por recorrer y se que aca voy a poder pasar unos dias sin problemas antes de irme para Medellin. Me gusta.

En la habitacion del hostel me toco al lado de un aleman viejo espantoso con los dientes negros que come queso con escarbadientes. Tengo tanta mala suerte que me saca tema de charla. Me entero que tiene una enfermedad terminal. Lejos de darme pena me gustaria pegarle un tiro en la frente y ahorrarle el sufrimiento. Hoy se me acercan todos a hablar pero estoy en un dia poco social. No tengo ganas de hablar con nadie. Los miro con cara de orto y contesto con un monosilabo, y se ve que se dan cuenta. Estoy raro. Esta mal extraniar un poco? Extranio la comodidad en realidad. Internet. Mi laptop. Mi ipad nuevo que pude usar poco. Mi vida en Buenos aires. Andar en rollers. Extranio mucho andar en rollers con toda la gente increible que conoci. Tambien juntarme con mis amigos y hablar hasta cualquier hora.

Viajando me estoy dando cuenta de todas las cosas que quiero hacer ni bien llegue a Buenos Aires. Antes pensaba que al momento de volver a Argentina me iba a querer morir, pero lo que me esta pasando es otra cosa. Estar lejos me hace dar cuenta de todo lo que quiero hacer, y que no quiero perder mas tiempo distraido en otras cosas que me alejan de lo que me hace bien. Quiero meterme en teatro, ir a clases de breakdance, hacer yoga, meterme todavia mas en portugues… Claro que de eso seguramente termine haciendo solo teatro y portugues, pero hoy siento que quiero hacer miles de cosas que vine postergando por diferentes motivos.

Siento que es 20 y deberia estar en Lima en este momento. Me apure demasiado capaz. Si bien hay ciudades a las que voy a volver, de solo pensar en las fronteras y el stress que me genera cruzarlas, me hace querer tomarme un avion directo a Chile y obviar todo eso.

No pense que me iba a agarrar una crisis asi nomas, de la nada, y tan lejos de mi casa y mis amigos. Es una idiotez capaz lo que voy a decir, pero siento que este viaje me abrio los ojos en muchos aspectos y que ahora quiero volver a BA a encaminar mi vida, que pensaba que estaba encaminada pero que me di cuenta que no era tan asi.

El tema es que no se que hacer. No se si es un sentimiento genuino o solo un mambo del momento. No quiero tomar decisiones a las apuradas porque si lo hiciera, ya estaria arriba de un avion heading for Buenos Aires.

No se si irme al caribe colombiano o empezar la vuelta, lentamente, pasando por otros lugares. Siento que hice todo esto porque siempre quise estar en el caribe, y ahora que estoy a un paso, CRISIS TREMENDA. Ademas de la nada. Todo vino siendo perfecto y de repente puf.

Voy a clavarme una pajota y a ponerle laxante a la bebida del aleman. Eso me relajara.

Dia 19: Lima

11.07 estoy en el bondi para Lima. El cielo esta despejadisimo y los paisajes son incribles. Agarre el asiento del segundo piso, adelante de todo, asi que tengo la mejor vista.

Los micros en Peru son mucho mejores que en bolivia. No hay pendejos durmiendo en los pasillos, hay banio, no hay olor a levadura, etc. Esto es Paris. Los paisajes tambien cambiaron drasticamente. En Bolivia todo es arido e infertil, aca hay una vegetacion tremenda. Aunque Peru sea un pais pobre, se nota que hay mucha mas guita que en Bolivia, donde ni las zonas lindas parecen pintorescas, pero no caras.

Yo estoy a pleno escuchando musica que me encantaba en mi adolescencia. No se como un par de temas de la oreja de van gogh cayeron en mi mp3, pero no paro de escuchar.
“Puedes contar conmigo” me transporta automaticamente a mis 18/19 anios. Descontrol mal, fines de semana enteros que desaparecia de mi casa y me iba a bailar con mis amigos, noches interminables en la casa de Micaela. Sexo, chicos, mucho sexo. Tarde en coger por primera vez pero una vez que agarre una pija, no la solte nunca mas.

Obvio que todo a mi alrededor era un caos. Yo solo queria descubrir que carajo queria hacer de mi vida. Ok, intentaba descubrirlo manoteando bultos ajenos. No me juzguen.  Algunos hacen test vocacional, otros chupan pijas.

12.09 estoy a punto de sacarme las zapatillas y quedar en medias. Hace 2 dias que no me banio y estas medias las estoy usando hace 4. Yo me banque todo el olor a concha de las cholitas, ahora le toca al resto bancarse mi olor.

08.00 el tipo que esta sentado al lado mio me mira mal. Me pregunto si es porque tengo la musica fuerte y Valeria Gastaldi lo atormenta.

08.20 Lima es gigante, hace como dos horas entramos y aun no alcanzamos la zona centrica. Ahora estamos en una especie de Panamericana pero muy pobre. Mas viajo, mas me doy cuenta de lo hermosa y sophisticated que es Buenos Aires.

Dia siguiente

08.07 no dormimos. Ayer nos metimos media chicha, nos fuimos a bailar y pasamos una de las mejores noches de nuestras vidas. Terminamos en sentados en unas piedras mirando al oceano pacifico. Hace ya dos dias que no dormimos. Estamos a un paso de que nuestro cerebro haga click y terminemos en el hospital y se termine esta fiesta. Ahora vamos a desayunar y a comprar cositas a la feria COMO SI NADA HUBIESE PASADO. COMO SI HUBIESEMOS DORMIDO COMO DOS ANGELITOS. Estamos pasadisimos de rosca. A ambos todavia nos dura un poquito el efecto. Todavia siento el sabor metalizado en la lengua.

Prometo volver a Lima cuando baje desde Bogota. Siento que tengo unfinished business aca.

Cuando estemos en el micro yendo a Tulmes a las 15.30, les cuento bien TODO lo que fue nuestra noche en Lima, ahora me aguardan dos panes y mucha mermelada al aire libre entre flores y plantas. Les doy un pequeño adelanto: HUBO SEXO.

La Oreja de Van Gogh – Puedes Contar Conmigo

 

Coroico y la ruta de la muerte.

Mi buena amiga layisela me había Hablado de la ruta de la muerte, busqué en youtube y encontré un video del 2 de enero de un micro cayendo ao vivo con gente adentro.

Una semana después estaría preguntándole al guía del tour sobre ese accidente y me diría “no sólo murió el conductor, también algunos flojos que no se bajaron del bus. Murieron por flojos” Un amor, Juan.

Resulta que esta ruta de 80km de extensión une a La paz con Los Yungas  y fue construida por prisioneros paraguayos en la década del 30.

Comienza a 4700 metros de altura y desciende hasta los 800 metros, en la selva boliviana.

Tiene un solo carril de ancho y en algunos lugares (bastantes lugares) el ancho es de 3mts. y no cuenta con guardarraíles, lo que la convierte en muy peligrosa para los buses y autos que vienen y van, a eso súmenle la niebla y las lluvias que provocan desmoronamientos y achican aún más el camino.

En julio de 1983, camino a los yungas, dos buses chocaron,  cayeron al vacío y murieron más de 100 personas. Por este accidente, la ruta pasó a ser llamada formalmente “ruta de la muerte” (q originales) y se construyó otro camino mejor y mucho más seguro que es el que usan el 95% de los vehículos.

Hoy en día no se puede pasar por La Paz sin escuchar sobre el tour a Coroico en bici.

El precio varía entre los 290 y los 500 bolivianos, lo que encarece el tour es el modelo de bicicleta.

Yo tomé un tour de 350 bolivianos, mi bici tenía frenos mecánicos y suspensión adelante, el casco era común (el precio más alto incluìa una bici que volaba sola y un casco completo que cubría toda la cara).

Me pasaron a buscar a las 7am y ya estaban el resto de mis compañeros (7 en total) el guía y el conductor de la camioneta. Subimos a 4700mts., desayunamos para bajar el soroche, nos repartieron el equipo y las protecciones y probamos las bicis.

Salimos. Yo iba tercera y me costaba bastante porque la velocidad y el viento hacían que me temblara todo, más el frío y el precipicio a 20 centímetros.

Dos horas más tarde entramos al camino viejo. La vegetación ya era otra, no más nieve sino montañas verdísimas, humedad y cada vez más calor. Ya no había asfalto sino piedras, se complicaba, pero el paisaje valía la molestia.

En un momento se empezaban a ver las cruces a los costados del camino, señales de los que cayeron. Casi siempre accidentes de buses o autos, sólo una placa recordando a una ciclista que cayó al vacío mientras hacía el camino en bici, pero sé que desde el 2003 murieron 14 ciclistas mientras realizaban el tour.

Paramos para comer y tomar agua un par de veces, otras 5 o 6 para sacar fotos y mirar el tremendo paisaje.

A las 3pm llegamos. Creo que ninguno de los siete quería parar, más bien queríamos empezar de nuevo. Llegamos a un hotel, nos bañamos, comimos y tomamos e hicimos uso de la pileta hasta las 6pm, cuando la camioneta nos regresó a La Paz (por el camino seguro).

Todo aquel que pueda pasar un par de días en La Paz y sepa andar más o menos en bici DEBE hacer este camino. Los paisajes, la adrenalina, el vértigo, incluso la llegada o las horas de calor y pileta para contrastar el frío de La paz valen la pena. Si los convencí y van, háganme el favor de retirar mi remera y el video que me los olvidé en La Paz. 🙂

Les dejo fotos, las de mi tour las subo a mi vuelta a baires.

Cholita paceña.

This slideshow requires JavaScript.