Día 56: Amsterdam – Paris

08.00 Acabo de pagar la memebresia de Manhunt (me encanta usar la palabra membresia. Suena importante aunque hayan sido $7,53 y se trate de un sitio casi porno). Ahora puedo mandar mensajes ilimitados, jojo. Ya vi que París no tiene nada que ver con Amsterdam. Mucha más gente y bastante más dispuesta. En Amsterdam sólo estuve con Pierre, mi amor total. Fue un poco triste mi estadía. En París voy a coger con media ciudad. No paro de mandar mensajes. Voy a exprimir esos 7 pesos como si fueran los últimos que tengo.

08.35 Anousja está en la cocina preparando EMPAREDADOS. Si, cuando hablamos español usa palabras latinas que me hacen sentir que estoy en Alf doblado al español neutro. Estos días con ella fueron geniales. Descansé mucho y fui a lugares que solo no hubiera ido. La voy a extrañar. Ustedes se preguntarán, por qué no me quedo si la estoy pasando tan bien? Porque aunque vaya a extrañar a Anousja, más extraño coger, así que me voy. El amor a la pija vence todo. Siempre.

09.15 Estoy en la estación RAI esperando el tren que me lleve a Amstel a tomar el bus a Paris. No aceptan tarjeta de crédito y puteo mucho. Acá en Holanda no aceptan Visa ni en los supermercados. Y hay que imprimir los tickets de bus. Nada que ver a London donde simplemente tenes que dar el número de reserva y hasta podes ir a bailar con tarjeta. Hasta Argentina es más desarrollado en ese aspecto. Acá todos usan Maestro. Me pueden explicar quién carajo usa Maestro? Sólo los holandeses.

10.00 Estoy sentadito con mi mochila y mis sueños de cantante pop. Mi bus, el F, sale en media hora. Estoy vestido igual que los últimos 15 días. Este pantalón rojo no me lo saco ni para bañarme. Tiene un olor que aún no puedo definir. Mezcla de mierda con guasca. Seguiré usándolo hasta el último día.

10.15 Ay, por dios, abracenme. Qué asco. Un flaco responde un mensaje por Manhunt y me dice, “I can’t be fucked because I have some hemorroids 😦 they are healing now but can’t take it up the ass” (no puedo coger porque tengo hemorroides). Es necesario tanta información? No podrías simplemente decirme que no te gusta el sexo anal or whatever? Chicos, entiendo que quieran ser honestos pero a veces está bueno mentir. Dios no los va a castigar, no se preocupen. Es como una vez este flaco con el que estuve. Estábamos en un telo y me dice que le están haciendo dos conductos así que tenga cuidado con en dónde meto la lengua. Gracias por la info. Ahora estoy mucho más caliente.

Al próximo que vea le voy a decir “uy, disculpame pero tengo una muela podrida del lado derecho, meteme la lengua sólo en el lado izquierdo”. Capaz soy sólo yo el que siente asco y en realidad es algo normal que todos dicen. Probaremos y les contaré. Diré que tengo la pija con hongos.

13.00 Hace media hora que me estoy re cagando. Después de plantearmelo me doy cuenta que no voy a poder aguantar 8 horas de viaje así. Voy al baño. La luz no funciona. Me cago en Europa. Quiero cachetear a todos los que ven algo feo en Buenos Aires y dicen, “esto en Europa no pasa”. Me bajo los pantalones. Me sostengo haciendo fuerza con las manos contra las paredes. Está descartado que no me voy a sentar. El olor a meo es sólo comparable con el del baño de mi casa cuando no lo lavo por dos semanas. Justo cuando hago fuerza el bondi pisa un pozo y la puta madre. Se salpicó mi pierna con meo o mierda. Está muy oscuro para distinguir. A este nivel de inmundicia dejo de hacerme la estrellita de Hollywood y me siento en el inodoro. No sé por qué presiento que hoy no voy a coger.

17.06 En dos horas llego a París. Se acuerdan cuando, dignisimo y lleno de autoestima, dije que no iba a hacer más couchsurfing? Bueno, voy a hacer couchsurfing. La razón? Hostels a 30 euros la noche. Multiplico por 8 días y luego de nuevo por 8 por el tipo de cambio más el 15% (un saludito para Cristina) y no, papi. No ocurrirá. Me quedo con un flaco cuatro días y después con otro. Ambos están buenos así que con suerte son tan gauchitos como el de Londres que me despertaba con una simpática lamida de verga.

18.00 La ridícula de mi vieja me mando un mail diciéndome que en París compre paraguas Knirps porque son los mejores del mundo. “Compra muchos y trae! Yo te los pago” (y si, no esperaras que encima los pague yo). A veces no sé si me está cargando o me habla en serio. La ridiculez de los paraguas de Paris es sólo comparable a su insólito pedido de que le traiga mamushkas de Israel.

Me bajo del micro en breve, deseenme suerte con m nuevo host! Con suerte hoy la pongo.

Dia 55: Amsterdam

Está vida de adolescente ideal me encanta. Todo el día en la hamaca paraguaya hablando con Anousja, escuchando música y mirando películas. Podría vivir así por siempre.

Hoy vimos una que se llama Prayers for Bobby. Bastante mersa, debo admitir. Las películas en las que el protagonista puto es sufrido me aburren. El puto debe ser despampanante, alegre y su ropa debe ser ajustada y de colores. Para mirar dramones heterosexuales veo eso, una película heterosexual.

En esta el protagonista es un homosexual que usa camperas de cuero y pantalones ajustados pero niega su homosexualidad. La familia es protestante y la madre lee pasajes de la biblia mientras él duerme. La estamos viendo doblada porque Anousja quiere aprender español, pero con las voces en neutro la película pierde la poca seriedad que ya de por si tiene. Obvio que al final lloré, pero creo que es como con What dreams may come. Lloro porque estoy sensible, no porque la película sea buena.

Nos quedamos charlando después. Ella acostada en la hamaca paraguaya, yo en el sillón. Nos ilumina la poca luz que tira la laptop. Le cuento sobre mi salida a la homosexualidad. Cuando tenía 16 se lo conté a mis amigos cercanos, pero lo más jodido vino cuando se lo dije a mi vieja, a los 18. En realidad no fue difícil. Mi familia es bastante liberal y la religión nunca estuvo en el medio. No me llenaron la cabeza de mierda. El día que se lo dije a mi vieja fue jodido para mi porque sentía que nunca ibamos a poder tener la misma confianza de antes. Sentí que había levantado una pared entre los dos. Que le arruiné el sueño del hijo perfecto. Y lloré. Lloré mucho. Me fui caminando a la casa de unos amigos, porque además de homosexual era muy pobre y tenía que caminar. Iba por la calle escuchando True Colors de Cyndi Lauper. Era un cliché viviente. Mersa. Muy mersa. Era el puto triste de las películas. Me faltaba que mi madre leyera pasajes de la biblia nomás.

Mi vieja nunca hizo el más mínimo problema. Cuando se lo conté me dijo que días atrás había leído un artículo sobre alguien explicando cuánto había sufrido por salir del closet, y ella se preguntó si yo estaba pasando por lo mismo. Me abrazó y me dijo que solo queria que fuera feliz, y fue peor porque eso te pone más sensible. Que te traten con amor te pone más vulnerable que si te putean. Te hace bajar la guardia y de alguna forma te sentís más débil y permeable. Nunca pude hacerlo. Bajar la guardia, digo. Siempre contuve todo para no desbordarme delante de nadie. Ahora me doy cuenta que eso no tiene que ver con no ser fuerte, que que alguien me acompañe a la estación de bus y me abrace y yo no pueda aguantar las ganas de llorar está bien. Está bueno. Me hace sentir debil, pero está bueno. Hasta este viaje fueron pocas las veces que me pasó. Poquísimas. De hecho sólo una vez con la enfermedad de mi viejo pero porque estaba muy desbordado. Ahora es como si todo me inundara y aunque quisiera, no podría contenerlo. Es natural, pero no lo siento como antes. Lo siento bien. Sano. Ya no tengo que contener nada.

El día que le dije a mi vieja que soy gay me fui a bailar y dormí en la casa de un amigo. Me costó volver. No sé por qué. Como todo puto, me gusta el drama. Debe haber sido eso. Cuando volví a los dos días, todo estuvo bien.

Estos son días de mucha introspección. Quedarse con Anousja se siente como si estuviera con una vieja amiga. Películas, pizza y charlas todas las noches. Quiero quedarme en Amsterdam. No tengo muchas ganas de ir a París pero mañana sale el micro a las 10.30. Última ciudad del viaje.

Nos vemos en Francia.

Cyndi Lauper – True Colors

Dia 54: Amsterdam

Estos días son muy raros. Estoy en una rutina en la que me despierto a las 2 de la tarde, voy al supermercado a comprar pizzas, hamburguesas y oreo, y a la noche salgo a bailar o me quedo mirando películas con Anousja. Estoy en Amsterdam. Debería estar todo el día afuera. Me chupa un huevo. Necesito esto. Necesito sentirme un poco más en casa. Además Amsterdam es un gran mito. La noche gay es triste y aburrida. Ni tan siquiera hay drogas.

15.32 Nunca salgo sin lavarme los dientes pero basta que lo haga un día para que me hablen en la calle. Un flaco me para en la puerta de un supermercado para hacerme una encuesta. Está bueno así que acepto. “Qué música te gusta?”. Pop. “Qué cantantes escuchas?”. Fey y Paulina Rubio. Se me queda mirando con cara de desconcierto. F E Y. “Qué canta?”. Bitter sugar. Move it. Super up (subidón, jiji). Neither you nor anyone. Me pregunta si descargo música de iTunes o Amazon. Oime, iluso, te pensas que compro música legalmente? Te como a besos.

Sigo caminando y un tipo de aprox 40 años que está bueno me mira y se da vuelta. No entiendo. Estoy todo despeinado, debo lucir como una refugiada pakistaní. Tengo mal aliento. Por qué me miran todos hoy? I’m done with 40 year old guys, sorry

17.00 Tocan la puerta. Estoy en la hamaca paraguaya durmiendo siesta. Me levanto con la chota medio al palo, abro. La puta madre, la mina de inspección. Anousja me dijo que a veces investigan dónde vive la gente que alquila este tipo de lugares. Me habla en holandes. La miro, shockeado. Se da cuenta y switchea a ingles. Hace gestito como tapándose la nariz. Debe salir un olor a humedad y encierro tremendo. Me dice que tiene que sacar unas fotos. Me pregunta por qué hace tanto calor. Porque es invierno y está la estufa encendida, forra. “Podes bajarla? No necesitas tanto calor”. Ni le respondo. La miro con cara de circunstancia. Desubicada. Entra a la habitación y me pregunta, “do you live like this?” (vivís así?). Miro el paisaje y la verdad que tiene razón. Es medio desolador. Cajas de pizza sobre la mesa. Botellas de cerveza por todos lados. Ropa interior en el suelo. Mucha carita de orto. Se va ella y su carita de culo. Cierro la puerta y caliento una pizza en el microondas.

02.35 Con Anousja miramos películas casi todas las noches. Hoy vimos What Dreams May Come. Me parece increíble como una película que me pareció tan profunda y con la que lloré tanto, ahora me parezca una mierda trillada y mersa. Antes de verla le dije a Anou, “es una de las mejores películas que vi en mi vida. Vas a llorar mucho”. A los 15 minutos de empezada la película, la vi con el celular mandando mensajes y riéndose sola. Debe haber pensado, “este puto horrible, mirá lo que me hace ver”. Me dio un poquito de vergüenza ajena haber dicho que era la mejor película que vi. Claro, la vi al mes de la muerte de mi viejo y estaba tan sensible que encontraba profundidad hasta en Baby One More Time de Britney Spears. La veo ahora, normal, y las escenas con las que lloré me parecen boludisimas.

En fin, de todas formas siempre nos quedamos charlando, con las luces apagadas, por horas. Anousja está a pleno con su libro Espiritualidad para Tontos así que imaginen las charlas de Paulo Coelho que tenemos. Hoy hablamos de nuestros miedos. Ahora tengo 28 años y a algunos puedo parecerles feo o lindo, pero soy joven y sé que a alguien le voy a parecer atractivo. Estoy soltero pero podría ponerme de novio en cualquier momento. Lo que me da miedo es llegar a los 50 solo, ya con todo caído, y tener aún un perfil en Grindr buscando pibes. Me da miedo terminar como mi amor total, Pierre, besandole la espalda a un pendejo mientras le digo, “daddy loves you”, y que después ese pibe se lo cuente a sus amigos onda “uy, qué asco, me comí un viejo”. Me siento satisfecho con mi vida en líneas generales. Tengo un trabajo que me gusta, buenos amigos, vida social, y pertenezco a la clase de gente a la cual está bien pertenecer, los blancos (un saludito para el inadi). Siento que no soy un pelotudo, pero imagino que todos sentimos eso, hasta los pelotudos. A pesar de todo esto, siento que me falta algo, y si, ese algo es alguien. Siempre estoy luchando por no caer en una vida vacía y sin sentido donde todo gire en torno a la guita y trabajar más para producir más. Con cada año que pasa me doy cuenta que quiero hacer cosas que me llenen. No quiero llegar a los 50, mirar hacia atrás y ver que sólo produje plata e hice cosas para satisfacer lo que los demás esperaban de mi. Quiero esto, quedarme hasta cualquier hora hablando de la vida con una amiga, salir a bailar y sentirme para el orto, irme a Luján patinando sin saber si voy a llegar. Quiero sentirme vivo. Mirar atrás y ver que hay mil cosas que contar. Incluso las cosas tristes quiero vivir. No quiero ser como esa gente que trabaja en una oficina o desde su casa y ve cómo los demás viven su vida. Quiero estar del lado de la gente que hace, no que observa. Por eso viajo aunque nadie me quiera acompañar porque piensen que ir a Egipto es una locura. Por eso agarro mi mochila y me voy solo a un país donde no hablan ni español ni inglés, porque quiero algo que me explote la cabeza y me transforme. Una experiencia de la cual ya no pueda volver. Quiero salir de mi comfort zone aunque a veces me haga mierda.

Estoy desvariando. Me leo y parezco una vieja con 2 valium encima. Empecé hablando de estar solo y terminé hablando de Egipto. Mejor me voy a dormir y me dejo de escribir a lo Paulo Coelho.

DSC05443

DSC05447

DSC05448

DSC05450

DSC05453

DSC05455

Dia 52 y 53: Hoorn y Amsterdam

11.23 Vieron que en Argentina si recargas botellas con agua de la canilla te miran como si fueras una negra peruana? Bueno, acá no les importa. Toman agua de la canilla delante de otros. Es el paraíso para mi, que soy un gran recargador de botellas.

12.00 El padre de Anousja vino a la universidad a llevarse unas puertas. Lo ayudamos a cargar todo en la camioneta. Nunca me sentí tan hombre y nunca estuve tan feliz de ser homosexual y tener una sensibilidad superior. El trabajo físico que no incluya clases de localizada y sentadillas no es lo mío. Tuve que levantar puertas y llevarlas de un lado a otro. Ahora estamos yendo al pueblo donde nació Anousja. Una vez por año hay un carnaval. Llegué justo. Es hoy.

13.45 El carnaval es super familiar. Pensé que iba a ver tipos en bolas y travestis como en Gualeguaychu, pero no. Es todo muy tranqui. Son medio muertos los que bailan. Sangre sajona. Fríos. Hay un tipo que me re calienta. Está con la familia pero uno nunca sabe. Capaz es bisexual. Lanzo una mirada lasciva. Me mira y se da vuelta. Sostengo la mirada. Agarra el celular. Creo que está llamando a la policía. Mejor me voy.

14.55 Fuimos a recorrer la casa donde vivió Anousja en su adolescencia, la escuela y los lugares a los que iba. Me encanta ir al barrio donde mis amigos pasaron su vida. Me gusta imaginar todo lo que hacían cuando eran chicos. Yo, a veces, vuelvo a mi barrio también. Todo se ve distinto después de años de no ir. Me gusta la sensación. Mezcla de nostalgia y felicidad de haber salido de esa pocilga. A veces me cruzo con mis amigos de la infancia. Ni nos saludamos. Finjimos que no nos conocemos. Es muy raro todo. Pasamos al menos diez años juntos, jugando a la pelota, al Monopoly, mirando películas, cagandonos de risa. Ahora nada. Todos extraños. Nos cruzamos y ni nos miramos.

15.00 Si alguien me pregunta algo más sobre Máxima Zorrigueta, me voy a pegar un tiro. Is she famous in Argentina? Es tan famosa como Mónica Ayos. Es el mismo nivel de popularidad. A veces sale en revistas pero nada más. “Su papá estuvo involucrado en la dictadura?”. Chicos, escucho Christina Aguilera desde que tengo 14 años. Ustedes se piensan que tengo alguna idea sobre el tema? NO. Preguntame sobre Perla Negra y novelas de los 90s y ahí si te puedo contar todo.

00.00 Estoy en un boliche (si, a las 12 de la noche). Un flaco se me pone a hablar. Nos vamos a una zona de fumadores y me dice que le calienta estar con alguien que fume. Me hago el capo y pido un cigarrillo. Fumo. Toso como un idiota. Él se ríe y me cuenta que le gusta que el otro mantenga el humo y se lo tire en la boca. “Queres probar?”. Obvio, papi. Fumo, retengo el humo y empezamos a chapar. Estoy bastante al palo. Después de un rato volvemos a bailar. Él se pone a hablar con el amigo. Pasan 10 minutos. Media hora. Ya es hora de irnos. Anousja se tiene que levantar temprano pero antes quiere ir a otro bar. Yo estoy con un humor del orto. Me estoy yendo y este flaco me agarra del brazo. “A dónde vas?”. Es tarde y tengo sueño. Estuviste hablando media hora con tu amigo y ahora volves? Chau, papi.

01.00 Otro bar. Cómo rompen las pelotas con que no tomo alcohol. Acá en Amsterdam desayunan con cerveza. Ni hablar si vas a bailar. Abris la canilla y sale vodka. A mi me chupa tres huevos que los demás tomen, pero yo soy una adolescenta católica de 11 años. No me gusta el alcohol. No lo puedo tragar. Me quema la garganta y me deja un aliento que te marchito la pija de un soplo. El problema es que la gente no lo entiende. Piensan que no tomas porque sos tímido, o porque no queres ponerte en pedo. Me vuelvo loco de la risa. Aspiro de una forma que ya no tengo sensibilidad en las fosas nasales y piensan que quiero mantener la compostura y por eso no tomó alcohol. Hoy me cansé. Me cansé de decir que no tomo porque no me gusta. Una mina me preguntó de nuevo y le respondí que tuve cáncer en el hígado y que si tomo me puede salir de nuevo. Hubo un silencio tremendo que interpreté como la victoria. Ya está. En ese grupo nadie más me ofrece alcohol.

Para tener éxito en cualquier situación, uno debe maximizar lo que es el otro. Complementarse, no nadar contra la corriente. Por ejemplo, mi estrategia para dejar a un flaco que me rompe mucho las pelotas es comportarme como él pero potenciado a un nivel patológico. Una vez salía con uno que me escribía mucho por Whatsapp. Odio que me escriban por Whatsapp más de una vez cada dos días. Es innecesario. No necesito estar comunicandome todo el tiempo con alguien. Este chico no lo entendía así que no me quedó otra que dejarlo, pero me daba cosita porque era muy bueno. Entonces, cómo hice? Fácil, le escribí esto: “hola amor, no sé que me pasa estos días pero no paro de pensar en vos. Siento que te amo y que mi amor crece día a día. Te convertiste en el aire que respiro. Por favor no me dejes nunca porque sino me tiro de un puente”. Resultado? El éxito, chicos, el éxito. Me dejó.

02.25 Hay noches que están buenas y otras que son muy pedorras. Esta fue una de las pedorras. Una de esas noches que llego a casa con una sensación de insatisfacción y de “por qué no me quedé mirando Grey’s Anatomy”? Hay aspectos de mi personalidad que no me gustan. Me parece choto que una cosa me ponga de mal humor y me quede así y no pueda salir de eso. Lo único que logro es arruinar la noche. Y me pongo de mal humor porque sé que el que genera todo eso soy yo, no los demás.

DSC05354

DSC05364

DSC05367

DSC05394

DSC05407

DSC05418

DSC05424

DSC05434

DSC05439

DSC05442

Dia 51: Amsterdam

Nieva mucho y mi espíritu de aventura está bajo hoy. Es la primera vez que freno desde que empecé a viajar hace un mes y medio. Uno viaja, va para todos lados y los planes aparecen. Una salida a un monumento se convierte en un boliche a las tres de la mañana tomando chicha en el baño. Y así pasan los días. No paras. Estás viajando. Tenes que ver cosas porque sabes que es posible que no vuelvas nunca más. Te mentis. Decís que si, que vas a volver. Después te acordas que también queres ir a New York y al sudeste asiático. Si volves va a ser en tus vacaciones del 2016. Cuando te das cuenta de eso te forzas a levantarte del sillón, a pesar del sueño, y salis al caos de la calle. Los autos tocan bocina todo el tiempo. No hay semáforos. Estás en Cairo. Das una vuelta, te metes en el underground y te bajas en Oxford Circus. Un frío de cagarse en Londres. No te importa. Estas de vacaciones y tenes que seguir, tenes que ver la ciudad. Ves a la china que cruza la calle, te saluda y se ríe. Por qué carajo se ríe? No sé. Debe ser una cosa de ellos, los chinos. Un flaco te espera en un rato en su casa, vos no te bañas hace tres días porque total hace frío y no transpiras. Cuando llegas a su casa te metes en el baño y te lavas las pelotas así no tenes olor a pija. Te llega un mensaje por Whatsapp, “dónde estás, puta? Nos juntamos con Caro en el Moo en un rato, veni”. Hay que coger rápido así haces todo a tiempo. Estas cansado pero feliz. Tenes un día tremendo. Saliste de tu casa a las 7 am y volviste a las 4 del día siguiente. Por qué lo haces? Porque estás viajando y las ganas de comerte el mundo son más fuertes que el cansancio y el dolor en los pies de tanto caminar.

Extraño. Extraño patinar. Los viernes de moondiola. Pasar a buscar a Magda y salir por av. Corrientes patinando a los pedos. Meternos entre los taxis y recibir puteadas. Cagarnos de risa. Juntarme con Agos a fumar en el balcón de mi casa. Bailar Belinda y filmarnos. Encontrarme con Lau. Ir a su casa y que me prepare cena con champiñones. Quedarnos hablando hasta tarde con unas velas encendidas que hacen ver a su casa como un prostíbulo. Extraño ir a Megatlon. A mis amigos. A Lolo y Ramona, mis gatos. Extraño mi vida en Buenos Aires.

En una semana y media voy a volver a ver a todos de nuevo.

207024_215345725143744_1191317_n

169611_471062369572077_2031131206_o (1)

644072_4782354034653_1903511435_n

428358_372105632801085_441690831_n

305054_546538502030486_865994452_n

Dia 50: Haarlem

00.00 Necesito que entiendan que estoy en un bar de mala muerte rodeado de homosexuales y travestis jugando al bingo. El que anima la fiesta es genial. Habla en holandés así que no entiendo un sorete. En un momento me pregunta de dónde soy. Cuando respondo dice algo sobre Máxima Zorrigueta. El barman pone Don’t cry for me Argentina y nos ponemos todos a cantar. Es una locura. Amo Amsterdam.

00.17 Dita, el travesti animador, se me acerca y me quiere levantar. Me dice que tiene un regalito para mi. Yo, iluso, pienso que es un premio consuelo porque no gané nada. Si. Es un premio consuelo. Su pija ensartandome el orto. Me dice algo al oído, yo río y finjo que no entiendo. La gente acá es muy copada pero de una pasividad tal que me hace ver a mi como un camionero del mercado central que en su vida tocó un pene.

03.00 Estamos volviendo EN BICICLETA. Escribo mucho sobre la bicicleta pero es que me fascina que la gente la use para todo. Anousja está bastante ebria. Espero que no nos matemos.

09.29 Holis a todos, me voy a Haarlem. Un pueblo cerca de Amsterdam. No sé si alguna vez les conté de mi fantasía. En este viaje las estoy cumpliendo todas pero hay una que siempre queda pendiente: estar con un viejo. Si. Lo que leen. Me calienta la idea pero nunca pude hacerlo. Siempre me pajeo antes y, como todos saben, cuando uno se pajea y acaba ve la realidad y, usualmente, te queres morir. Es la paja oráculo. La uso para saber si algo está bien o mal. Si acabo y no me da asco, está bien. Si me quiero pegar un tiro, está mal. Cuando me pajeo pensando en un viejo siempre me quiero pegar un tiro, pero what the fuck? (papapaparapaaa, Yoni, la hente esta muy loca).

12.00 Haarlem es Amsterdam. Todos los pueblos en Holanda son iguales. Canales, edificios medievales y molinos.

13.43 Estoy a un paso de tocarle la puerta a Pierre, el viejo. Se parece al que encerró a la hija en el sótano por 20 años en Austria. Tiene 65 años, chicos. Si. Es un viejo tremendo. Jubilado. Del pami. Es un viejo viejo, de los que no cabe duda que es viejo, de los que objetiva y subjetivamente es viejo.

14.00 Pierre, mi amor total, me recibió con un beso en la boca. “Hi dear, do you like daddies?” (hola querido, te gustan los papis?). Le dije que quería ir al baño y me cuestionó el motivo. Qué espera que le diga? La verdad? Me voy a lavar el culo porque tengo un olor a mierda que tumbo paredes, viejo.

16.32 El viejo está en el baño duchandose, así que les cuento. Todo fue genial. A Pierre le encanta dar órdenes. Estábamos abajo y me dice, “now you’re gonna go upstairs, get undressed and wait for me, ok?” (ahora vas a ir arriba, te vas a desvestir y vas a esperarme, ok?). Yo, obediente, hice as I was told. Cuando subió nos besamos apasionadamente, con lengua (si, les voy a contar todos los detalles para que al menos sientan un poquito del asco que sentí yo después). Garchamos. Acabé y les juro que nunca me quise pegar tanto un tiro. Imaginen acabar y que un viejo de 65 años les diga “play with my nipples” (juga con mis pezones). En ese momento sólo quise reír y darle un cachetazo muy fuerte que lo desmaye.

Uy, escucho un ruido. Debe estar viniendo. Después sigo.

17.00 Nos quedamos dormidos. Bah, él. Yo finjo. Me está abrazando de atrás y yo tengo sólo una mano libre con la que escribo en el celular ahora. Vino de la ducha y me ordenó, “now we’re gonna sleep a bit” (ahora vamos a dormir un poco). Me abrazó y me daba besitos en la espalda mientras decía, “daddy loves you”. No tengo palabras para describir la situación así que dejaré que cada uno saque sus propias conclusiones. Solo voy a decir que mientras él decia “daddy loves you”, yo pensaba, “I’m in my happy place, I’m in my happy place, I’m in my happy place”. Quiero irme a la mierda pero es todo tan bizarro que también quiero que continúe.

18.00 Ya está. Estoy afuera. Le dije que tenía una cena y tenía que volver a Amsterdam. Antes de irme me preguntó si me podía sacar una foto desnudo. “Aww, that would be really nice but I don’t think so”. Me pidió una con ropa y acepté sólo si él me daba una foto suya para recordarlo siempre. My sugar daddy. Bomboncito de chocolate. Mi Marroc que me como por las noches. Accedió, obvio. Viejo pajero. Pueden ver el resultado más abajo.

Anousja me está esperando en su “””casa”””. Hoy salimos de parranda.

DSC05350

DSC05351

DSC05235

DSC05241

DSC05248

DSC05272

DSC05288

DSC05311

Dia 49: Amsterdam

09.02 En ausencia de Grindr, abro Manhunt. Algún buscador de tipos tiene que funcionar. Un viejo me habla. Le respondo, todo va bien hasta que de repente empieza a contarme sobre su amigo que se murió. Ahora es un ángel en el cielo, me dice. Un ángel que lo cuida. Oh, that’s so sweet, le respondo. Mientras me corto las uñas de los pies. Qué crecidas las tengo. La última vez que me las corté estaba en Cairo. El viejo me manda el poema que escribió y leyó en el funeral. Espero dos minutos para que crea que lo leí. Me corto las uñas del otro pié. Oh, how nice, respondo. Me sigue hablando del amigo muerto. Ya ni le respondo con palabras. Sólo hago caritas tipo 🙂 o 😦 en caso de que sea algo triste. O sea, por qué me estás contando esto? Estamos en Manhunt, hablemos de medidas. Todo esto me recuerda a cuando cogí con uno, en Buenos Aires. Una vez que acabamos me empezó a hablar del hermano muerto. Chicos, cuando acabo, se acaba la fiesta, entienden? Esas historias de difuntos me las puedo fumar antes de coger, y sólo porque estoy re caliente, pero una vez que acabé, sólo quiero darme vuelta y ponerme a roncar. Obvio que en cuanto vi que la mano venía por hablar del fiambre del hermano, le dije, “ay, disculpame, no quiero ser frío pero me esperan para cenar. Me contas otro día, si? Me bajas a abrir?”.

09.45 Anousja está leyendo un libro que se llama Spiritualiteit voor dummies (espiritualidad para tontos). Me dice, “it’s really good, I’ve learned some stuff” (es muy bueno, aprendí algunas cosas). Me lo dice en serio. La amo.

13.43 Ay, por dios! Acabo de ver a un paralítico tremendo. No sólo es quadriplegico sino además mogolico. A esto me refiero cuando digo que les pegaría un tiro para ahorrarles el sufrimiento. A este estuve un paso de darle un golpe certero en la nuca, pero en vez de eso, le saqué una foto para ustedes:

DSC05201

15.00 Acabo de salir de la casa (museo ahora) de Anne Frank. Fue como volver a estar en Jerusalem. Muy fuerte.

16.04 La música que tengo en el mp3 es tremenda. Mucha música depresiva pero muy mala, onda Marta Sánchez o Laura Pausini. Si, soy un poquito mersa. Además no cambié nada desde que soy adolescente. Escucho exactamente lo mismo. Mis amigos fueron cambiando. De las Spice Girls pasaron a Miranda y ahora están con Tan Biónica. Yo pasé de las Spice Girls a Belinda y ahí me quedé.

19.00 Amsterdam es genial pero tiene el mismo problema que todas las ciudades chicas y ricas (me cuentan, yo no tengo idea, este es mi primer viaje por zonas desarrolladas). No hay opciones y todo es caro. No hay alternativas baratas y te recargan por cualquier cosa. Si queres ir al baño en Mc Donalds tenes que pagar 50 centavos (de euro, chicos, como tres pesos. Altas Manon me compro). Queres Ketchup? 50 centavos más. Pagas con tarjeta de crédito? Pero cómo no! 50 centavos más.

En la mayoría de los lugares no aceptan tarjeta de crédito. Es como una ciudad rica pero subdesarrollada. Para hacer una comparación con otra ciudad chica, en Edinburgh nada de esto ocurría. Ah, y ni hablemos de Poundland, el maravilloso supermercado donde todo cuesta 1 pound. No existe.

19.20 Anousja es un camionero. Vamos por la calle, se tira pedos, ercuta, y se ríe. Es un viejo lobo de mar.

19.29 Me doy cuenta que necesito algo meaningful, con significado para mi. Ciudades lindas para caminar ya vi. No me importa estar en lugares lindos si lo único que hago es caminar y sacar fotos. No soy la china, o si, soy mitad chino y mitad ser humano. Soy burrisimo como la china. No sé a qué le saco fotos. El problema es que no puedo hacer sólo eso. Necesito aventuras, sino me aburro y me deprimo. Y si, mis aventuras tienen todas que ver con camellos o sexo. Quiero ciudades donde quieran violar chinas, me estafen y sienta que me quieren cagar todo el tiempo, una ciudad donde conozca tipos por Grindr y no pare de coger. Eso quiero, no una ciudad linda para caminar. Necesito un cambio ya. Necesito Londres. Necesito chicha.

20.00 Acabo de decidir que no voy a ir a Bélgica. Con Anousja hablamos sobre tema. Ella nunca fue a London pero estuvo en todos los países de América Latina. Me dice que no le interesa Londres y que sólo hace lo que siente, por eso nunca fue a Brugge (Brujas) tampoco, porque es lindo pero nada más. No hay aventuras ni diversión.

Cuál es la gracia de decir que estuviste en 8 países si sólo disfrutaste 2? No sería más copado quedarse en esos 2 y seguir disfrutando? Amsterdam me gusta pero lo siento muy chico. No hay opciones. Es un pueblo. Es Paraná. Todo lo que dicen de las drogas y la prostitución es un mito. Conocí a varios holandeses y todos me dicen lo mismo, “we don’t do drugs, that’s for tourists” (nosotros no nos drogamos. Eso es para turistas). Alta pala se deben dar. Tampoco soy tan pelotudo como para creerme que no se drogan, pero vas a bares de locales y no hay droga, en cambio si vas a una zona turística ves a los boluditos armando porros en las ventanas. Y si, obvio, legalizan algo y pierde el atractivo.

Me voy a París directo. Ya lo decidí. Pasaré mis últimos diez días ahí. No voy a hacer couchsurfing. Me voy a un hostel aunque cueste 25 euros la noche. Otra cosa que me di cuenta en este viaje es que necesito libertad, y no puedo fumarme a un pelotudo para ahorrarme unos mangos.

22.00 Si me dispensan, me voy a un bingo gay. Voy con Anousja en el asiento de atrás de su bicicleta.

DSC05163

DSC05167

DSC05173

DSC05174

DSC05193

DSC05195