Último día, 62: París – Cairo – Buenos Aires

No creo que vuelva a hacer un viaje así. El año pasado cuando volví de Bogotá dije eso. Lo dije mil veces. Siempre me vi a mi mismo como alguien desapegado que podría irse a recorrer el mundo por 3 años y no necesitaría volver. Es increíble como uno se conoce a si mismo en estos viajes. La realidad es que no podría irme ni por 3 meses.

En Bogotá fue donde caí en que había un montón de cosas de mi vida que quería cambiar. Y volví a Argentina un mes antes de lo previsto porque no podía esperar ni un segundo más para vivir la vida que quería vivir. Me inscribí en teatro, en un taller literario y en baile. Ya sé lo que piensan, “nunca un taller de autos, no?”. No, chicos. Claro que no.

El año pasado terminé de escribir una novela que empecé a corregir y reescribir en ese taller y que espero terminar definitivamente este año. Me animé a un montón de cosas que no entiendo por qué no hice antes. Cuando haces cosas que te daban miedo, de repente se siente natural y ya no entendes qué te frenó por tanto tiempo. Así lo sentí el año pasado. Debería haber ido a teatro mucho tiempo antes.

En este momento, al igual que el año pasado, también digo que no sé si pueda hacer otro viaje tan largo como este, pero el motivo es otro. Sentir lo que siento ahora es horrible. Se intensifica porque estoy solo y me siento solo. La gente en el aeropuerto está con sus familias o amigos y yo estoy acá sentado escribiendo este blog. Solo. Quiero hablar con alguien. Llamar a Agostina, a Laura, pero no puedo. Estaré triste pero sigo siendo pobre y sólo en mis sueños gastaría 10 euros para hablar cinco minutos. Sentir el vacío de dejar todo esto es horrible, y pensar que hacer otro viaje similar implica sentirme así, hace que quiera irme a Las Toninas todos los veranos por el resto de mi vida. Después pienso, no es esto lo que siempre quise? Vivir algo significativo que me transforme? Bueno, lo estoy viviendo. Toda la vida quise hacer un viaje así, y no poder parar de llorar es un signo de que lo que viví acá valió. Dejé una parte mía en cada lugar. Tengo casa y amigos en lugares tan locos como Alexandria o Japón. Estuve en África, en Medio Oriente y en Europa. Conocí gente de Syria que escapó de la guerra. Lloré abrazando a Nana cuando me fui de Cairo. Terminé descalzo sin documentos ni billetera en un cuarto en el aeropuerto de Tel Aviv. Conocí a la china que cambió mi viaje. Caminé con Hazem, el chico de Alexandria, por una calle oscura antes de despedirnos, sabiendo que no lo iba a volver a ver nunca más. Let’s not say goodbye. I won’t. Le acabé en la boca a un flaco en Londres. Tuve un mini viaje de egresados en la casa de Dani. Pajee a un flaco para ahorrarme una noche de hostel. Descubrí, a los 28 años, un montón de cosas de mi sexualidad, y conocí gente que no voy a olvidar nunca.

En este viaje me di cuenta que me chupa tres huevos ver pirámides o edificios lindos. Viajar no se trata de lugares sino de personas. Cuando lloro no lo hago porque no voy a ver más la biblioteca de Alexandria, o The Old City en Jerusalem. Cuando lloro lo hago porque no voy a volver a ver a la china, a Mohammed, a Slav, a Dani, y a toda la gente que conocí acá. Nunca sentí tanta necesidad de volver a los países y ciudades en las que estuve y abrazarlos a todos de nuevo. Abrazarlos por última vez y decirles gracias. Gracias.

Hoy lloro. Lloro por todos ustedes. Porque nunca los voy a olvidar. Porque me hicieron sentir querido y cuidado a pesar de las diferencias culturales. Porque vivimos mil aventuras. Nos puteamos, nos reímos, nos abrazamos. Lloramos juntos cuando nos despedimos. Lloro porque aunque diga que los voy a volver a ver, sé que es tan cierto como cuando terminé la secundaria y con mis compañeros dijimos que nos íbamos a seguir viendo. Not gonna happen.

Este avión es el más difícil de tomar. Es el que me va a alejar definitivamente de todo lo que me transformó.

Sé que esto no lo van a leer y aunque lo hagan, google translator lo va a traducir como el culo y va a perder sentido, pero así y todo necesito decirlo y dedicar esta última entrada a toda la gente que se cruzó en mi vida en estos dos meses de aventuras: Mohammed, Nana, Johnny, Eddy, China Puta, Hazem, gente de Syria cuyo nombre no recuerdo pero seguro la mitad se llama Mohammed (todos se llaman así), Slav, Sipi, Dani, Caro, Estuar, Ishware, Anousja, Pierre y toda la gente que me cogí. Gracias por cambiar mi vida y mostrarme su mundo.

Este post no lo voy a releer. Lo voy a publicar así nomás, sin correcciones, porque sé que si lo releo voy a sentir que escribí una merseada inmunda. Y si, podría escribir algo gracioso, pero este blog nunca pretendió ser gracioso. Lo que quise fue contar todo lo que me pasó en este viaje, sin caretearla, y hoy me está pasando esto. Escribir algo gracioso, hoy, sería no ser yo.

Gracias a todos por leerme y por la buena onda que me tiraron por Twitter y Facebook. Aunque ahora diga que no voy a volver a hacer un viaje así, seguramente en dos meses me vuelvan a agarrar ganas y saque un pasaje al sudeste asiático. Si eso ocurre, volveré a escribir acá. Espero que ustedes también viajen a un lugar loco, pasen tres días sin bañarse, y sé vayan de una ciudad sintiendo que dejaron un pedazo de ustedes. Saquen un pasaje a donde sea, y si nadie los quiere acompañar, fuck all, váyanse solos.

Cuando estaba en Ezeiza con Agostina sentía pánico y que todo lo planificado fríamente mirando imágenes en google se estaba por transformar en realidad. Cuando hice conexión en Turquía, antes de llegar a Egipto, me arrepentí de todo. Quise volver a Buenos Aires, a un lugar seguro que conociera. Ahora todo es distinto. Perdí el miedo. Sé que si me abro, me relajo y simplemente soy yo, todo va a estar bien y la gente que necesito conocer va a aparecer.

Gracias por acompañarme todos los días. Ahora estoy llegando a Cairo, donde tengo algunas horas libres antes de tomarme el vuelo que me lleve a Argentina. Me voy a encontrar con Hazem y Mohammed, y me voy a despedir del país más increíble del mundo.

Mi viaje termina acá.

Los veo en Buenos Aires.

Anastacia – In Your Eyes

In Your Eyes

Tripped along many stones
Enough to say
I found my own way
I don’t know where to go
Couldn’t see where it leads

Making castles in the sand
Afraid no one else would hold my hand
I’m stained from the world
Sad, sad, sad little girl

But I see in your eyes
You wear no disguise
Help me find my way
I’m like a bird in the sky
You helped me to fly
Fly away
Fly away
Back home… back home

Holding on to memories
Often scared
Of what I’d see
And then you came
And then you came
And rescued me
And I’m okay
I’m okay

But I see in your eyes
You wear no disguise
Help me find my way
I’m like a bird in the sky
You helped me to fly
Fly away
Fly away

Oh and I know you’ll never leave me alone
I’ll follow you just anywhere that you go
In my life I can see you
I know I believe you will stay, oh
In your eyes
You wear no disguise
Oh oh oh
Like a bird in the sky
You helped me to fly
Oh yeah oh oh oh

Dia 19: Cairo – Dahab – Taba – Eliat – Jerusalem

00.02 Estamos en Turgoman Bus Station esperando bondi para Dahab. Veo a un chino con una cámara colgando y le ordenó a la china que vaya y abrace a su hermano. Me dice que no es chino, sino koreano, y que no es su hermano. Le pregunto cómo puede saber que no lo es si todos los chinos son iguales. Va y lo abraza. Les saco una foto. Pueden creer que ambos, sin saberlo, hacen el mismo gesto con el ojo y la boca? Miren la foto al final de este post.

0.30 Ya arrancó el micro. El chino deja su cámara en el compartimiento arriba de los asientos. La deja así nomas. Se la quiero chorear cuando se quede dormido para que aprenda que vivimos en un mundo de mierda. Yo jamás dejo mi mochila fuera de mi alcance. Me roban el iPad y salgo a acribillar gente. Ya no uso más el money belt (cinturón para poner guita) porque tiene mucho olor a guasca. Metí todos los dólares en la billetera.

01.00 Bailo desnudo con dos camellos que me escupen los pezones. Río locamente. Me despierta de mis dulces sueños un egipcio y me habla en lenguas. No lo entiendo. Le doy el pasaporte. No. Le doy un falafel. No. El tickect del bus. Si. Lo chequea y me vuelve a hablar en lenguas. Me señala algo. La puta madre. La fecha que dice es 06 de enero y no 07 que es cuando efectivamente viajamos. Me dieron mal el ticket pero ya estamos arriba del bus y nadie habla inglés. Fuck. Discuto, lloro y pataleo pero nos engrampan con 90 pounds más. Odio todo. Siento que este último robo es mi despedida de Egipto. Tengo 15 pounds en la billetera nada más. Ese es todo mi capital egipcio.

02.31 Acabamos de pasar por un parador que se llama “Sinaí Rest House”. Le digo a la china, “acá es donde vino Moisés a tomar cerveza antes de subir al monte Sinaí”. La china, maravillada, me dice “ooohhhh…. That’s so lovely”. Saca fotos. Muchas. La amo.

04.00 La puta madre. Me olvidé la bandera de Brasil que uso como toalla en el hostel. Por suerte traje dos chalinas (me encanta la palabra “chalina”). Voy a usar la roja de toallon. Creo que la tela es la misma. Estoy muy Zen. En el viaje del año pasado vivía asustado de olvidarme algo. Ahora también, pero si ocurre, ya está, no le doy vueltas.

08.00 No nos alcanza para pagar el micro a Taba. Se nos terminó la guita y no hay lugares donde cambiar dólares. Un grupo de 6 egipcios se nos acerca diciendo taxi taxi taxi where are you from? Come come come, cheap! Cheap. Nunca me sentí tan acosado. Nos vamos a buscar ATM pero es todo desierto. De repente estamos en el medio del desierto no sé cómo. Nos levanta un tipo que obviamente nos tima. Acá es así. Te van a embaucar y vas pagar. Uno ya sabe de antemano que te van a cagar, pero no te queda otra que hacerte el pelotudo.

12.09 Estamos en un micro bus yendo a Taba. Nunca vi lugares así. Es el paraíso. Mucha agua cristalina y montañas. Este momento sería profundo si no estuviera escuchando Paulina Rubio.

13.00 Por dios, nunca me preguntaron tanto como en la frontera de Israel. Odie a la puta que me tocó. Le dije que no me ponga la visa en el pasaporte, sino en un papel aparte y me ligué todo un cuestionario. A ver, forra, no me rompas las pelotas. Al final todo bien hasta que abrí el pasaporte y vi que efectivamente me puso la visa igual. Fuck her. Ahora si quiero ir a Lebanon o a Syria tengo que sacar pasaporte nuevo. Encima me puse nervioso. Me preguntó dónde me iba a quedar y le dije couchsurfing. La mina me empieza a decir que en Jerusalem no hay playas y que me voy a aburrir. Yo, bien idiota, sonrio y le digo “ay no, a mi no me gusta la playa, por eso soy así de blanco” y me toco la piel cual chica loreal. La mina había entendido surfing, sin “couch”.

14.50 Estamos en un bondi a Jerusalem. Llegamos de pedo un minuto antes de que saliera. Lo corrimos, gritamos SALAAAAM. Tiramos las mochilas adentro y nos subimos. Hay wi fi y nadie tiene pañuelos en la cabeza. So different. Llegamos a la estación en taxi con un chico que conocimos en el micro bus. No teníamos guita de Israel así que pago él y al bajar le dimos doce dólares. Hice cuentas mentales con el tipo de cambio y nos re cagó. Le pagamos su viaje también y creo que hasta se quedó con algo. Filosofía Zen. No me iba a poner a hacer cuentas ahí, se nos iba el micro. Hasta los turistas nos roban. Somos lo menos. Igual por lo menos yo me doy cuenta. La china ni eso. Le tengo que explicar todo.

15.20 Teóricamente en Jerusalem hace mucho frío y capaz nieva (o “neva”? Cómo se conjuga?). Voy a hacer couchsurfing con un chico. Dormiremos en la misma habitación así que es probable que nos contemos un cuentito para dormir, nos arropemos, y nos chupemos la pija. Los mantendré al tanto.

16.00 Hay un chico sentado al lado mío. Unos 12 años. Abro un kinder y me mira con cara de vicio. “Do you want some?”, le digo (queres, pendejo?). Me habla en lenguas y el padre comienza a hablar en lenguas también. Deben haber pensado que soy un pedófilo. Me como todo el chocolate.

33
(En Egipto tambien tienen transito lento)
65

(Hermanos)4

(Donde Moises tomo cerveza antes de subir al monte Sinai)32

Dia 18: Cairo

13.54 Último día en Cairo. Estamos en un micro bus yendo para la ciudad 6th of October a encontrarnos con el chico de Alexandria. Última aventura subidos a este caldo de cultivo. Mucha nostalgia. Tantos recuerdos. Siempre que manosearon a la china estábamos apretadisimos subidos a un micro bus.

15.00 La china es una inepta. La mando a preguntar algo y viene con un sanguche que le regalaron en la calle pero sin respuestas. Es un ser inútil. Debería arrojarla al Nilo.

15.08 Conocimos a una chica en el micro bus que es un amor. Super cálida. Nos enseña palabras en árabe. No recuerdo ninguna, por supuesto. La china no puede pronunciar la “r”. En vez de decir Tahrir, dice Tahlil. Las “r”, en árabe, se pronuncian como en español.

15.15 6th of October es una ciudad genial. Los edificios son todos lindos. Nada que ver a Cairo. Vemos un local Gad, cadena de comidas que amamos porque tiene el menú en inglés y nos hicimos amigos de todos. Entramos gritando salaaaam (hola) y nos sacamos fotos. Pedimos falafel y nos regalaron dos mandarinas. Unos amores. Les pondria ketchup en los pezones y se los lameria, a todos.

16.00 Estamos en el primer bar decente al que voy desde que llegué a Egipto. Hablamos con nuestro amiguin de Alexandria. Miramos fotos y recordamos lo que vivimos. O sea, lo que vivimos hace dos días. Uno siente que todos son memorias lejanas pero este viaje empezó hace muy poco y todo es reciente.

18.38 Estamos en otro micro bus volviendo a Cairo. Hay olor a cebada. Antes de subirnos al bus caminamos por una calle muy oscura. Sólo podíamos ver una mezquita que estaba completamente iluminada. Fue un momento raro. No sabíamos qué decir más que que nos íbamos a extrañar mucho. Capaz él venga a Argentina en invierno. Tengo un poco de ganas de llorar. Los dos hablamos raro. Nuestras voces están raras. El tono de joda que teníamos diez minutos atrás desapareció. That’s it. That’s really it. Ya está. Nos vamos de Egipto hoy a la noche. Todo esto se termina. Conoceremos nueva gente, viviremos nuevas aventuras.

No me gusta dejar gente atrás. Sé que es muy lindo todo lo que construi acá, y sé que dejo un pedazo de mi y me llevo otro de Egipto, pero igual es un sentimiento raro. Cuando nos abrazamos con el chico egipcio y le digo “I’m gonna miss you” (te voy a extrañar), lo digo en serio, no para quedar bien.

Egipto, me mostraste un mundo que nunca imaginé conocer, y me cruzaste con personas que nunca voy a olvidar. I’m gonna miss you so much but I know we’ll see each other again.

Nos vemos en Israel.

Los saluda, MISS TERRORISMO 2013

miss

Dia 17: Cairo

Oiganme, manga de soretes. Dejen de idolatrar a la china porque acá su dios Osiris soy yo. “Ay, tratela a la china!!!” “La chinaaa, la quiero conoceeer!!”. Desagradecidos, todos. Les doy todo de mi y prefieren a la puta esta.

08.00 Nos despertamos y lo primero que hicimos fue ir a ver a Nana, la recepcionista. Nos abrazamos. Es todo muy lindo back here. Extraño al chico de Alexandria. Si, no hay poronga que me venga bien.

09.23 Con la china salimos en busca de las oficinas de su aerolínea y un lugar para desbloquear mi celular. Los gestos que hago para hacerme entender son tremendos. Hago como que me cierro y digo ‘closed’ y de repente resurjo, como una flor, y digo “open”. Se ríen pero no entienden. Nos regalaron un pedazo de pan.

09.25 Entendieron. Me quieren cobrar cien pounds (20 dólares). Están muy en pedo.

10.00 Se nos acaba de adosar un chico alemán que se está quedando en el hostel. Sólo lo acepte en el grupo porque pensé que era gay, pero al toque me di cuenta de que no es y listo, se me terminó el amor y no le hablo más. Es un boludito. Típico turista. O sea, yo no es que me la doy de viajero porque recién empecé a hacerlo el año pasado, pero no soy tan idiota como para lavarme los dientes con agua mineral porque me da miedo entrar en contacto con el agua local. Esta gente si. No saben viajar, y si, lo digo yo que lo más lejos que fui hasta ahora es Colombia. Además son muy mal educados. Uno le pregunto a la recepcionista cuanto ganaba, y cuando le respondió, acotó “uy, qué poco, como hace la gente para vivir con eso?”. So rude. Odio eso. Me hace sentir incómodo y me da un tad de vergüenza ajena.

10.02 La verguena ajena no impide que me esté choreando un rollo de papel higiénico en este instante.

10.25 Chau turista alemán. Le eche flit cuando empezó a decir que estuvo en Argentina y todos lo miraban raro por ser alemán. O sea, físicamente es igual a cualquier argentino. No te me vengas a hacer el Brad Pitt que Argentina no es Bolivia. “Are you sure you lived in Buenos Aires?”. Bye, asshole.

11.55 Estoy con la china en un bondi yendo a Helipolis, uno de los barrios más caros de Cairo. Le preguntamos a un chico si estamos cerca y nos dice que somos afortunados de haberlo encontrado porque nadie habla inglés. Se sienta al lado nuestro y me dice que no le gustan las mujeres egipcias porque sólo se interesan en la plata y él es un romántico total. El Cacho Castaña del terrorismo. Acota que tiene 26 años y es virgen (why would you say something like that to someone you’ve just met?). También nos dice que esta yendo a comprar zapatos y que si queremos ir con él sería genial. Me está queriendo vender zapatos o es idea mia? Se piensa que voy a caer en esa? Tengo ganas de agarrarlo y meterle un palo electrificado en el culo.

12.00 Un viejo que esta al lado de la china nos pregunta algo en árabe. “I’d love to lick your nipples, sexy old man”, le respondo. Se ríe. Es como la china pero en versión terrorista. Tiene dos dientes.

12.32 El cacho castaña de África le dice a la china que toda su ropa fue fabricada en china. Señala su corazón y dice, “I think my heart was made in china too” (creo que mi corazón también es chino). Lo miramos, absortos.

13.00 Sinceramente creo que estamos siendo raptados. Esto no parece Heliopolis y este tipo no para de hablar de ese local de zapatos. Nos dice que ya sabe lo que estamos pensando pero que a él no le interesa nuestra plata, sino que de verdad esta yendo justo, de casualidad, a comprar zapatos.

13.06 Le meto un chamuyo de que se nos hace tarde y nos bajamos del bondi. Esto no parece una zona cara. Estamos en cualquier lado. Esta ciudad es genial. Todo es una aventura.

20.08 Estamos en el hostel. Me llega un papelito con una anotación que dice: “vamos a salir todos pero no digas nada porque podemos tener problemas”. Love it. Terrorist style. Me encanta.

21.00 Estamos en la terraza de un hotel fumando sheesha y tomando cerveza. Yo agua. Tengo unas ganas de ácido que mamita. El hash no me pega. Empiezan a caer chicos gay. Esto es genial. Con la gente del hostel confesamos nuestros deseos pícaros de introducirnos pepinos rugosos en el culo. Somos todos putos. Mierda, por qué ocurre todo esto ahora y no antes? No importa, al menos está ocurriendo. Me dice uno que me lo quería decir desde que me escuchó hablando de sexo anal en el hostel pero no encontraba el momento. Hay una puta, mexicana, que la amo. Amo a los mexicanos. Hablamos en español para que nadie entienda.

23.00 Estamos en un bar gay (siempre que digo “bar” me refiero a sillas de plástico en la calle y un puestito que sirve té. El alcohol esta prohibido en la calle). No sabía que había lugares gay. Me dicen que si pero es todo muy oculto. Miro a mi alrededor y me doy cuenta de que jamás podría imaginar que esto es un lugar gay. No hay nada de sofisticaciones. Son todos terroristas comunes y corrientes. Igual es un flash porque entre nosotros, todos se tratan de “bitch”, y me recuerda, en algún punto, a la libertad que hay en Argentina.

23.07 Me estoy fumando a dos syrios porque hay uno que me calienta, pero es oso, y los osos me dan cosita. Me dan a maní.

02.00 Estamos en el depto de Jaime, el mexicano. Esto es genial. Los amo a todos, chicos. Siento que eché raíces en Cairo. Quiero vivir acá por un tiempo, o venir y simplemente quedarme por unos meses. Amo esta ciudad.

Dia 16: Alexandria

07.00 Tengo el ano en carne viva. Estoy a dos cogidas de agarrar una bolsa con hielo y metermela en el culo.

08.34 El chico de Alexandria con el que nos estamos quedando me dio las llaves de su casa, así que con la china nos fuimos a caminar por la playa y mojar los piecitos el agua del mediterráneo como si fuéramos dos viejas chotas que chapotean en la orilla en una playa en Mar del Plata. El clima es genial pero no deja de ser invierno. No da para meterse, aunque yo lo haría igual. Oiganme, pague 1600 dólares por este pasaje. Por lo menos quiero meterme en agua mediterránea.

10.21 La china es rara. Nada la altera. Le pregunto por qué es tan pelotuda y me dice que sólo ve lo positivo de las cosas. Se acuerdan de Amy de Sailor Moon? Mis amigos homosexuales se que si. Bueno, es así, pero burra. Muy burra. Más burra que yo. Es como Amy porque a veces estamos caminando y de repente se para en el medio de la calle, pone cara de pensativa y empieza a hablar en chino. Mueve las manos como sacando cálculos y luego de darle un cachetazo, vuelve en sí y volvemos a hablar en inglés.

12.07 Estoy en la habitación, en pelotas, y escucho a la china decir cosas inentendibles. Está hablando en chino, sola, otra vez. Se ríe y es como que interactúa con ella misma. Agarro un palo y estoy listo para fajarla. Salgo de la habitación y me meto en la suya. Me ve la chota medio parada y empieza a gritar. Se ríe, porque la china se ríe no matter what. Veo que esta hablando con un chico por skype y no con ella misma como creí en un momento. Me siento al lado suyo, agarro el micrófono, digo “my nipples are hard, very hard” y enfoco la cámara para mi lado. Es el padre. Oh Im soooorry!! Y me tapo las partes inmediatamente.

13.40 Estamos en una playa. Subi el dobladillo del pantalón y nos disponemos a caminar por la orilla. La arena es medio dura y esta fría. El agua es genial. Nunca vi agua tan limpia y clara. Nunca fui a Brasil. Todos los lugares con playa a los que fui son un horror. Esto es otra cosa. Si hubiera traído malla me la ponía.

Una señora nos pregunta si queremos que nos saque una foto. Luego se vuelve a acercar y nos ofrece unas galletitas. Agarramos una cada uno. La señora se sienta con nosotros y nos empieza a hablar. Messi. Maradona. Nos presenta a los hijos, que están sentados en otro lugar. Es de Syria. Vino a Egipto escapando de la guerra, como los chicos que conocí, se acuerdan? Los que ahora me odian, si, esos. “I have no home to go back to”, nos dice (no tengo casa a la cual volver). Se está quedando en un hotel en Alexandria. Es muy triste. La gente es muy buena y eso lo hace mucho más triste. Debe ser tremendo tener que dejar tu lugar, con tus hijos, por una guerra. La mayoría de la gente en Syria no puede hacer eso porque no tienen los medios.

Me sorprende que la gente sea tan abierta para hablar de sus problemas. En nuestro mundo occidental nadie es así. Somos abiertos para hablar de sexo, hay matrimonio gay y cambio de sexo, pero todos ocultamos nuestros problemas y ponemos una barrera. El chico de Alexandria me dice que acá es al revés. No se habla de sexo, pero todos se cuentan sus problemas y se ayudan entre sí.

14.30 Nos tomamos un taxi. Regateo el precio y de 40 lo bajo a 25. Le doy un billete de 50 al chofer y me da 10 de vuelto. Me ve la cara de pelotudo. Estoy tan harto de que me caguen guita que directamente me pongo a gritar, le saco el billete de 50 y le doy 25 justo. Alto guiso me hago con 15 libras egipcias.

16.30 Estamos en un tren, primera clase, yendo para Cairo. Estoy super emocionado por volver. Anyway, sigue siendo raro meter todo en la mochila e irse de un lugar donde la pase tan bien. Parece que voy a sentir esto en cada lugar que me vaya.

17.00 Voy a extraniar mucho al chico egipcio con e que me quede. Fueron tres dias increibles. Antes de salir del departamento nos abrazamos y nos dimos un beso porque sabemos que no vamos a poder hacer eso una vez que estemos en la calle. Lo del beso digo, el abrazo si. Los hombres son muy cariniosos entre si aca. Van por la calle de la mano, o semi abrazados. No quiere decir que les guste que les entierren la batata.

Goodbye Alexandria.

DSC02655

DSC02644

DSC02635

2

DSC02652
(Ustedes entienden que esto es una estacion de tren en Cairo? Es lo mas lindo que vi en mi vida. Deberian cobrar entrada para tomarse el tren)

3

Dia 15: Alexandria

08.00 Tengo el culo lleno de gases. Recien fui al banio pero me da cosita cagar porque se que antes de que llegue la caca, hay muchos pedos que debo tirarme, y este departamento es super silencioso. La china duerme en la habitacion de al lado. Le comente que me da cosa tirarme pedos. Me dijo que me pusiera a cantar para disimular. No se si me esta jodiendo o si la cultura es tan diferente que esta gente canta cuando va a cagar. Me planteo cantar un tema de Maria Marta Serralima.

08.03 Esto es la muerte. Estoy sentado en el inodoro y por supuesto que tengo que hacer fuerza para cagar porque tengo los soretes taponados de tanto meta y meta. Deben estar todos amordazados en un rincon, temerosos de salir. Al hacer fuerza me tiro pedos, entonces trato de hacer una fuerza moderada asi controlo la salida de aire y sale tipo silbido y no onda ametralladora. Finalmente apreto el boton y me dispenso con ganas. Siento que me desinflo.

08.10 Ay por dios, que placer cagar. Podria pasarme la vida hablando de esto. Tengo tantas anecdotas que incluyen un inodoro y mi culo que podria escribir un libro.

08.15 La puta madre. Apreto el boton y solo se lleva los soretes pero no el papel con alta palometa. Apreto de nuevo y nada! Salgo del banio y pregunto que onda. La china me mira sentada. Gesticulo “shit all over”. Se rie la muy pelotuda. El chico egipcio (cuyo nombre no puedo decir) se encamina para el banio. “Oh, you don’t wanna go there”. Me dio un balde, lo llene de agua y lo tire en el inodoro. Magia. Se fue todo.

9.00 BOMBAAAA. El chico egipcio me acabó en el pecho (si, les cuento porque se que le re interesa saber tanto detalle), pero se le escapó un guascazo por el costado de mi cara y dio en la almohada. Ahora estamos tratando de dormir y estamos usando esa misma almohada. Creo que mi mejilla esta sobre el guascazo. La siento humeda. Intentare no pensar. Tampoco me voy a hacer la estrecha ahora. Bien que le lami el grisin sin ningun tipo de asco.

15.03 Alexandria es genial. Todo es mucho mejor que en Cairo. O sea, sigue siendo Egipto. Edificios sucios sin cuidar, etc,  pero se respira otro aire. El agua es cristalina, limpia, hay muchos edificios lindos, hay mas bares y mas vida social. En Cairo es como que todos se la pasan laburando. No se ve mucho ocio en la calle. En Alexandria si. El clima es mucho mas lindo tambien.

16.00 La china no tiene idea de donde esta. Pregunta que es la biblioteca de Alexandria. Le digo que se construyo en la antiguedad y suspira. Saca fotos, maravillada. La miro y le digo, “sos pelotuda? No ves que es re moderna? La antigua la prendieron fuego, esta es nueva”. Se rie y me dice que ya sabia. Mentira. Igual yo tampoco sabia. Me entere antes de venir a Egipto que la biblioteca de Alexandria no existe mas.

18.23 Es increible este lugar. El chico egipcio me cuenta que debajo del mediterraneo se encuentra parte de la antigua ciudad de Alexandria, y que debajo de la actual ciudad, se encuentra la vieja. Estan haciendo excavaciones. Muy loco todo. Quiero quedarme mas tiempo aca pero la china tiene que cambiar su vuelo y solo lo puede hacer personalmente en las oficinas de la aerolinea, en Cairo. Maniana volvemos. Me copa la idea. Siento que tengo mas cosas por vivir alla.

1
(La china mogolica creia que esta biblioteca era la antigua biblioteca de Alexandria)

2

3

4

5

7

6

Dia 14: Alexandria

01.23 Atrás mío, en el micro, hay una koreana gorda. Si sos china tenes que ser flaca, porque si encima de china, sos gorda, que te queda?. Luego de reflexionar sobre eso, me decido a castigarla por gorda y china, así que apreto el botón que tiene el asiento y empujo hacia atrás. La oigo quejarse. Habla en ingles. Me dice algo pero finjo ser brasilero y no comprender. Le hablo en portugues (cuando digo “portugues” esta claro que digo cualquier pelotudez sin logica gramatical). Me pongo el antifaz para dormir y cierro los ojos.

06.00 Entendamos que me vine a Alexandria sin hotel y sin la dirección del chico con el que me voy a quedar. Estoy en un estado en el que no me importa nada. Ya no me asusta no hablar el idioma porque sé que de alguna forma las cosas terminan saliendo bien. De hecho pregunté a un par de personas donde podía encontrar un teléfono público y pueden creer que la gente me prestó el suyo? Un tipo, incluso, me ofreció comida. Claro, con mis harapos debe haber pensado que soy un muerto de hambre. Me puse 5 remeras más una térmica, dos pantalones, tres pares de medias. A todo eso le sumamos el trapo rojo que me pongo en la cabeza. Es genial. Te protege del frío en todos lados. Voy a usarlo en invierno en Buenos Aires.

10:32 Llegue a la casa de este chico. El departamento es genial. Gigante como todos los del mundo árabe. Fácil 150 m2. Hablamos un rato y al toque nos matamos en la cama. Bomba bomba bomba. Hablamos un poco más y luego más bomba.

11.21 Pero por dios, lo que es este tipo. Me muerde las tetulis como si el mundo fuese a acabar. Lo amo. No quiero salir de la cama nunca más.

13.00 Si hay una lección que quiero dejarles, es que la pija es el remedio para todos los males. Si me dispensan, le demostrare a este chico, una vez más, quien es la tutankamona del alto y bajo Egipto.

16.21 Cogimos mucho y nos bañamos tantas veces que se terminó el agua caliente del termotanque y no quedó otra que calentar agua en una pava, tirarla en un balde, mezclar con agua fría y bañarnos tirandonos agua con un tachito. Fue un poquito triste. Uno le pone onda y se ríe, pero la verdad que fue triste. Cuando uno piensa en bañarse con otro, la ducha esta siempre fuerte y de alguna forma es sexy, pero tirarle agua al otro con un tachito es muy humilde hasta para mi.

19.00 Acabamos de desayunar. Me hizo porotos con huevos. Altos pedos me voy a tirar a la noche.

20.44 Este flaco es lo más generoso del mundo. Me lava la ropa, me alimenta y hasta me dio un pantalón. “No podes andar con eso…”, me dijo señalando mi ropa apestosa. La verdad que podría haber traído algo más decente. Absolutamente todo lo que traje es lo que usaría de uuuultima en Buenos Aires. Mucha de esta ropa la uso para patinar, y para patinar uso lo peor. Hoy a la noche vamos a un bar y la única campera que tengo para ponerme es la que ven en las fotos que es villerisima. Mis zapatillas de chica que limpia tienen tres agujeros y mucho olor.

22.38 Recién salimos de la cama. Necesitaba un día así, a pura bomba.

23.00 Siiiiiii!! Ay, no lo puedo creer! Hablando con la china puta por Facebook me dijo que viene así seguimos viajando juntos!! Estoy super super feliz. Compró el pasaje online, mientras hablaba conmigo. Llega a las tres de la mañana. Nos vamos a Israel juntos! La vida no puede ser mejor.

23.33 Como me arden las tetulis, dios mío.

DSC02462
(Esta es la habitacion apestosa donde estaba en Siwa)
DSC02492
(AMOOOOOO)
DSC02501 DSC02488 DSC02477