Día 24 y 25: Quito – Tulcan – Ipiales – Bogota

19 de enero

En el desayuno del hostel me encontre con unas chicas de montanita re copadas! Es increible como te vas cruzando con la misma gente. Tantos hostels y nos encontramos en el mismo, sin planearlo. Es magico. Lastima que ya me tenia que ir para la terminal Carcelen para tomarme un micro a Tulcan, cruzar la frontera e ir a Bogota directo. Me espera el ultimo viaje largo de 18 hs.

En Colombia pretendo descansar un poco y quedarme aprox 4 o 5 dias en cada lugar. Esto de viajar todos los dias a una ciudad distinta es increible pero medio agotador.

Ecuador es hermoso. Voy a extraniar ver hamacas paraguayas en todos lados y dormir en hostels con camas con mosquitero. Es genial porque te cubris con el mosquitero y da cama de princesa. Lo unico que no voy a extraniar de aca es que en la mayoria de los lugares no hay agua caliente. Baniarse con agua fria, aunque afuera haga 50 grados, no esta bueno.

Ah, y tambien voy a extraniar los precios! Me comentaron que Colombia es mucho mas caro. Espero que no. Fingers crossed.

11.56 en el micro estan dando una pelicula peruana que parece filmada con mi celular. Necesito averiguar el nombre y comprarla. Las actuaciones son tremendas.

12.00 la pelicula se llama “madre”.

18.32 la frontera Tulcan – Ipiales es muy tranqui. Estaba muy nervioso al principio pero al toque me di cuenta que el pase de pais iba a ser sin problemas. Muy pocos turistas, eso si. Solo gente de Ecuador y Colombia y una chica de England a quien me aferre hasta tomar un taxi a Ipiales.

19.00 no se si los precios de la terminal son caros o si TODO es asi en Colombia. Un agua chiquita me costo 2000 pesos (1 dolar). O sea, senior presidente de Colombia, si en su pais no hay agua potable, el agua no puede estar a ese precio. Voy a empezar a tomar mi propio meo. En ecuador por 70 centavos de dolar compras un agua de 2,5 ltrs.

Igual tengo fe de que el precio exorbitante es solo por ser terminal de micros. Es como comprar un chocolate en el cine. Te arrancan la cabeza.

Dia siguiente (20 de enero)

8.09 me acabo de despertar. Estoy escuchando say you’ll be there de las spice girls una y otra vez mientras me siento mas autoctono que nunca. estoy seguro que el che guevara tambien escuchaba a las spice cuando andaba por latino america.

8.20 las spice son muy musica de ruta. Acabo de descubrirlo. Ahora estoy a pleno con never give up on the good times y too much.

Faltan 8 hs para llegar a Bogota. En la terminal de ipiales conoci a dos chicas argentinas que son TODO. Odian lo mismo que yo. Nos cagamos de risa en el micro hasta quedarnos dormidos. Ellas se van a un pueblito cerca de bogota pero el sabado se vienen a la ciudad y nos vamos a juntar. Viven a pocas cuadras de mi casa en Buenos Aires.

Tengo la libido por el piso, no se que me ocurre. Hace como una semana que no me pajeo.

Día 23: Quito

18 de enero

Conocen http://www.couchsurfing.com? Bueno, les resumo: ofreces tu sofa para q un turista se quede en tu casa, y vos podes tomar otro sofa de alguien que viva en el lugar al que queres ir. Obvio uno puede rechazar ofertas de gente fea, gorda, o boliviana. Yo hospede a Pato de Chile y fue una experiencia increible. Al principio tenia mis miedos, obvio. Miedo a terminar muerto, o desnudo colgado de las bolas en el placard.

Nada de eso ocurrio. Yo iba a hacer couchsurfing en Quito y en Medellin, pero finalmente desisiti en Quito porque el chico que me iba a hospedar me empezo a contar historias acerca de un chico que una vez se quedo en su casa y mientras dormia le chupo la pija. O sea, no me cuentes eso. A mi me asusta alguien asi. Obvio que si hay onda seguro terminas encamado, pero no me gusta hablar de coger de entrada porque si no hay onda es un bajon.

17.00 que horror lo que acaba de pasar. Vine al hostel a buscar unas cosas y en mi habitacion me metieron a una londinense que habla igual a Mel C (Sporty Spice). La charla venia barbara hasta que me cuenta que necesita un mapa de Quito para ver donde queda un lugar de clases de espaniol. Yo y mi conciencia social. Le digo que tengo uno y saco la lonely planet south america que nos choreamos en Peru, ella dice “yo tenia una igual pero la perdi en Cuzco”. Nooooo, me queria morir! La guarde al toque y le dije que me tenia que ir. Se la choreamos a ella! No voy a aparecer mas en el hostel por las dudas que me la pida. Ya veo que en alguna hoja tiene su nombre o algo y me muero.

18.30 que verguenza. Quise prender una hornalla y no podia, le pregunto a la recepcionista y me dice “gire para la izquierda con fuerza, senior, como hombrecito”.

19.00 tengo una cita y justo se largo a llover mal y me moje todo, incluidas las Converse. Me tengo que poner las zapatillas de seniora que limpia, la puta madre.

23.00 recien llego de mi fallida cita. A las 19.30 me toca bocina un tipo desde un auto. Yo estaba en una plaza que se llama Foch, donde hay muchos bares y boliches. Una especie de plaza serrano pero mas chico.

Ni bien le vi la cara me quise matar. Damn, porque mierda acepto citas con gente sin foto de cara? Parecia un sapo. Labios muy gruesos y ojos muy grandes. Les juro que cada vez que veia una mosca pensaba que en cualquier momento sacaba la lengua y se la comia. No ocurrio. Una lastima porque hubiese sido lo mas interesante de toda la cita.

Fuimos en su auto hasta el centro historico, y al final no fue nada inseguro de noche. Si, habia gente marginal, pero no me senti inseguro. Menos mal porque tenia camara, blackberry, y 300 dolares en la billetera, plus credit cards y el dni.

Ay por dios que apaguen la salsa. No me puedo concentrar. La salsa en Ecuador es como la cumbia en Argentina, una peste que todo lo invade. En las letras siempre el hombre es la victima dejado por una mujer horrible e infiel.

Bueno, sigo con mi relato. El sapo no hablaba, les juro, era incomodisimo. Me acordaba de lo que me decia Mauricio de Guayaquil. Los de Quito son aburridos (hay una disputa entre ciudades, los de Quito dicen que las personas en Guayaquil son monitos, y los otros dicen que son serranos y abuirridos). El tipo era abogado y odiaba a Correa. Yo super banco a Correa porque es lindo y no se come ninguna, ademas Cristina lo ama, y si ella lo hace, por algo sera. Un tipo de derecha. Si odias a Correa odias a Cristina y por ende no nos vamos a llevar bien. Perdon, me re voy de tema, sigo. El no hablaba y yo tenia quie hacer all the talking. Le pregunte las cosas basicas que uno necesita saber al llegar a una ciudad: donde se coge, donde hay trabas y cuales son los nombres de los boliches gay. El ni tan siquiera se reia, y cuando yo le preguntaba algo me contestaba con dos palabras y me preguntaba sobre cuestiones politicas en Argentima. Escuchame flaco, estoy en otro pais, en este momento Argentina puede explotar que te juro me chupa 3 huevos. Hablemos de sexo, no de las reestricciones para comprar dolares.

Llego un momento en que fue tan unbearable y, ademas, nada sexual iba a ocurrir porque no me gusto, asi que lo pare en el medio de la calle y le dije, “mira, no se si me odias o que onda, pero no hablas y esto ya es incomodo, asi que nada, hablamos en otro momento”. Y ahí se despacho con todo un discurso de que era timido pero le gustaba y la estaba pasando muy bien. Yo hice oidos sordos a todo y le di la mano. Adios. Ofrecio llevarme de nuevo a la parte nueva de la ciudad pero yo queria caminar o hacer otra cosa asi que le dije que no, and then we parted ways.

En la calle conoci a dos chicos gay que me contaron todo sobre la noche gay, y finalmente me tome el trole bus hasta el hostal en La Mariscal.

Llegue al hostel, la londinense dormia. Yo me meti en la cama sin hacer ruido y cerre los ojos.

Dia 22: Guayaquil – Quito

21.23 Chicos, fui a mear a un Burger aca en Guayaquil y no cerré bien la puerta. Entraron fácil 5 tipos que se fueron como indignados, después me di cuenta por qué. Había un espejo gigante en frente del inodoro y todos me vieron la chota. Salí del baño con la frente en alto. Diginisimo. Estaban todos esperando sentaditos al lado. Soy turista, forros, me la chupan todos. Vieron que el turista tiene impunidad. Cualquier cosa que me pregunten digo que en Uruguay es así. Ah, porque no les conté, pero siempre que hago algo horrible que hacer ver a todos los de mi país como cerdos, mal educados, etc, digo que soy de Uruguay, así los hago quedar mal a ellos.

Hay una avenida, la principal, que se llama 9 de Octubre. No saben la cantidad de gays que hay. Destapadisimos, descarados, semi travestis. Es el primer pais al que llego y todo es relajado. A la noche salen todos. Hay mucho levante. La formula es siempre la misma, miras a alguien, y si te mira el otro tambien, listo, sostenes la mirada y giras, te quedas parado, y si el otro hace lo mismo: AMOR. Lastima que son todas de una pasividad que me hacen ver a mi como rambo, totalmente activo. Así que imaginense.

Después de un viaje de 8 hs en el que me dormí todo al lado de un señor que me tocaba con su hombro y por momento temía que se estuviera masturbando. Llegué a Quito. Viajar solo es increible. Es distinto a estar con alguien porque siempre, por mas que estes lejos de tu pais, si estas con alguien todo se comparte y es mas facil. A veces no tenes ganas de sonreir y preguntar donde queda x lugar, entonces mandas al otro, pero estando solo no te queda otra.

Después de pagar 16 dolares la noche en Guayaquil, en Quito necesité recompensar y encontré un hostel a 5,60. Nada. Y esta bueno, está en la parte nueva de Quito, que es en donde no te roban y matan.

La parte historica es breathtaking. Vieron que siempre, cuando viajan, los timan diciendo que tal lugar es colonial bla bla, pero después vas y son tres cuadras nomás (tipo Colonia, Uruguay)? Bueno, esto es gigante. Es todo un barrio colonial, pero colonial que te hace sentir que en cualquier momento aparece un pirata colgado de una liana y te mea la cabeza. Es realmente muy lindo, medio Once igual los locales. Uno esperaria pasar por una casa construida en el 1500 y ver que venden artesanias, no corpiños y calzones.

Lo que me está pasando es que recorro todas las ciudades en 1 día y les juro que me es suficiente. Solo siento algo de nostalgia por Lima y Guayaquil, ciudades a las que volveré cuando me vaya para Chile en 20 días, pero todo lo que hay para ver, lo ves en un día. Me encantaría poder relajarme y decir “me quedo acá por 3 días” pero les juro que de repente me acostumbré a viajar así. Llego, busco hostel desesperado, encuentro, salgo a recorrer, como, conozco gente, me saco fotos saltando, y a otra ciudad! Todos los días amanezco en un lugar nuevo, dejo gente atras, recuerdos, charlas con gente que me parece increible y pienso “la puta madre, por qué vivimos todos tan lejos?”. Gente que sabes que no vas a volver a ver nunca más pero en ese momento, en esa charla, en ese salto para la foto, te conectas de una forma que sabés que te va a durar de por vida. Extraño un poco a Anusha (no se como carajo se escribe su nombre), la holandesa que conocí en Potosi. Ella recien debe andar por Machu Pichu. Yo en 2 días llego a Moscu.

No me den bola, estoy muy filosofico.

A las 19 hs me encuentro con un chico y vamos a ir por ahí. Ahora me voy a averiguar como carajo llegar a Tulcan mañana temprano, cruzar la frontera con Colombia para tomarme un micro que me lleve directo a Bogota, que estimo debe ser una ciudad gigante como para quedarse 4 o 5 días. Si sigo a este ritmo, vuelvo a Buenos Aires el 31 de Enero. No pasará. Antes que eso soy capaz de bajar todo por Brasil. Viajar me hace feliz, y siento que ahora no puedo medir en qué y cómo me está cambiando, pero sé que en un tiempo voy a poder verlo.

Ah, antes de irme les cuento que me hice un baño de crema y ahora tengo el pelo genial. No me bancaba más la estopa.

Día 21: Guayaquil, Home Alone.

16.20 En este momento estoy sentado en el hostel-cabaña en el que estamos hospedados, viendo el mar, y estoy esperando a Cholita Paceña que venga a por mi. El clima es increible. Acá nos separamos. Sabíamos que este momento se acercaba y finalmente llegó. Yo me voy para Guayaquil, ella para la selva. Viajar es así. Montañita es hermoso, lastima que esta lleno de argentinos de 19 años que quieren ponerla, y pendejitas de Olivos medio pelotudas, pero el lugar es super relajado y tiene una onda barbara. Es Verano del 98.

Capaz me quede dos días en Guayaquil, antes de salir para Quito y finalmente cruzar la frontera en Tulcan y entrar en Colombia. Dicen que Guayaquil es muy peligroso, pero lo mismo decían de Lima y nada que ver. Capaz peligroso para un Europeo, pero yo vengo de Buenos Aires, beibi, estoy acostumbrado a mirar para todos lados.

16.30 Los camiones de basura de acá tienen un altoparlante con una canción que tiene el ritmo de La Ventanita del grupo Sombras pero que dice “a sacar la basura, y también las excusaaas”, en vez de “tengo el alma en pedazos, ya no aguanto esta pena”. Es genial. Toda la onda Ecuador.

16.55 Nos abrazamos con Agos bien fuerte y nos despedimos. Que triste. La pasamos tan bien juntos. Me subí al micro y había un señor en el primer asiento sin remera, con los pezones duros. Casi se los lamo. La gente acá está toda sin remera. Es muy relajado. Te venden hamburguesas sin remera. Se secan la transpiración de la frente con la mano y agarran la hamburguesa sin guantes. No sé como aun no morí de algún virus.

17.25 Entró un viento tremendo por la ventana. Me hice el hippie, cerré los ojos y disfruté del viento en mi cara. Me acabo de ver al espejo. Parezco Tina Turner.

17.30 Lo bueno de todos estos paises es que se ve que los choferes van a comisión, entonces micros y mini buses te paran donde sea y te esperan si es necesario. Es genial. Igualito a Buenos Aires.

21.00 Guayaquil es hermoso. Ya estoy en un hotel que se llama 9 de Octubre y me costó 16 dolares, que para mi es como pagar el Hilton, no sé. Estoy acostumbrado a pagar como mucho 6 dolares, pero bueno, me merezco una habitación decente con aire acondicionado. Igual le voy diciendo chau chau al lujo porque mañana me voy al hotel mas rata que encuentre. Me voy a encontrar con un chico que se llama Mauricio y vamos a recorrer la ciudad de noche. No sé si irme a Cuenca o a Quito directo. No quiero más pueblitos pero dicen que Cuenca es hermoso. Jamás voy a volver a estos paises y no me quiero perder de mucho.

Día siguiente (17 de enero)

Guayaquil es nada que ver a todo lo que me dijeron. No es peligroso ni feo ni nada. Es una ciudad buenisima y llena de vida. Aunque hasta 1997 era ilegal ser puto, se ve que ahora todo se liberó porque acá los gays están destapadisimos. No tanto como en Buenos Aires, obvio, pero son visibles. Son las 13.26. A las 14 hago check out del hotel, y a la misma hora me pasa a buscar Mauricio, un chico copadisimo, para ir a un faro que está arriba de un cerro. Odio los cerros. Creo que a la noche mismo me voy para Quito.

Cada vez que me quiero hacer el inteligente y lector de diarios, me confundo de presidente y digo “Aman a Uribe o lo odian?”. Chicos, me pasó en Peru y en Ecuador. Uribe ni tan siquiera es presidente de Colombia, sino EX. Obvio que me hago el confundido y digo “ah si, siempre me confundi los nombres, Uribe, Correa…”, y cambio de tema rapido.

(Tina Turner)

(Parque de las Iguanas, Guayaquil. Están ahi all over el parque)

(La verdadera felicidad viene del corazon. Que profundo, chicos)

(La gorda hija de puta que me sacó esta foto, lo hizo en la esquina más fea. Las otras tres eran geniales y tenian edificios lindos, en la que salgo yo parece Parana)

Día 20: Lima – Tumbes – Guayaquil – Montañita (Chicha, sexo y rock and roll, 2)

15.30 Estamos arriba del micro que nos llevará de Lima a Lumpes, frontera con Ecuador. No saben qué increíble es este micro. No salimos del asombro. Todo está limpio, no hay olor a pedo, y los asientos son comodisimos. Estamos tan acostumbrados a viajar como perros, hacinados, con gente que sube con bolsones imposibles y gallinas, que creanme se super aprecia viajar como ser humano de vez en cuando.

Estamos sin dormir. Hay mucho que contar. Solo pasamos 36 hs en Lima pero de alguna forma vivimos tantas cosas por toda la ciudad que hace que ese poco tiempo sea super intenso.

Lima es una ciudad increible. No es fea para nada. A mi me pareció una ciudad vibrante. Como que fue muy pobre hasta hace poco y vivio una importante mejora economica que llegó desproporcionada. Algunas zonas modernas pero buses que parecen de India. Caos everywhere. Mucha mugre. Es dificil de describir, pero es linda.

Nos hospedamos en un hostel en Miraflores, que sería el equivalente limeño a Recoleta, pero en realidad es más parecido a Martinez. A dos cuadras había un Plaza Vea gigante en el que pasaban musica karaoke de Shakira y Madonna. Amamos ir a comprar ahí y cantar Las de la Intuicion por los pasillos mientras la gente nos miraba gemir “adentro adentrooo y las mujeres somos laaas de la intuicioooon”. Nosotros nos hacemos la fiesta en cualquier lado.

Cholita paceña se fue a la playa, yo me fui a recorrer la ciudad. Me fui al centro de Lima, que entre los locales es considerado zona pobre. Es una ondo Constitución pero hay cosas muy lindas. En la plaza de armas están los edificios amarillos que se ven en las fotos cuando uno googlea Lima. En todas las ciudades hay una plaza principal que se llama Plaza de Armas. Es como el Springfield de Peru.

Pero vamos a lo interesante. A las 18.45 tenía cita con un flaco. No saben lo que fue! Me subí a su auto y me llevó a recorrer algunas zonas. Terminamos en un paseo de compras al aire libre, con vista al Oceano Pacifico. Hermoso. El masticaba chicle fuerte y me quería mostrar la ciudad como si fuera del primer mundo. Me decía que esa zona se parecía mucho a Miamo, y en un momento me dice “aquí vienen todos los rubios y rubias de Lima”. Les juro, chicos, que el paisaje era desolador. Parecía una convención de Mapuches. No sé a que se referia con rubios y rubias. Ni tan siquiera vi un solo blanco en toda mi estadía.

Lo interesante vino después, cuando me volví a subir a su auto y paramos en una calle oscura. Yo me tenia que bajar con la excusa de que Cholita me esperaba para ir a un circuito de agua, pero me dio un beso y terminamos a pleno en su auto. Les juro que yo no quería coger, aunque estuviera re caliente, porque estaba incomodo. Además él estaba perseguido y cad vez que pasaba una persona, nos poniamos en posicion normal o él agachaba su cabeza y la escondia en mi hombro. Era un tanto bizarro, debo admitir, pero cuando uno está caliente suele pasar por alto ciertas cosas. De repente estaba encima de él y NO SE QUE PASO pero PUK! ADENTRO. Acabé a mares y nos quedamos abrazados durante unos minutos. Mi cabeza en su pecho, él masticando chicle freneticamente en mi oreja. Yo repitiendo mentalmente “no estoy escuchando nada, no estoy escuchando nada”. Hablamos boludeces y, ya con todo puesto otra vez, empezamos a franelear de nuevo. Me empece a frotar como un perro no sé si contra la palanca de cambios o su pierna, pero llegó un momento en que no podía más y acabé de nuevo, esta vez con la ropa puesta. Soy un asco, ya sé. Encima tenía puesto un jean clarito así que imaginense el manchon tremendo que dejé. Muy pocas veces acabé con la ropa puesta, solo franeleando, pero las veces que ocurrió, fue siempre con un jean clarito. Me cago en todo.

Me bajé del auto y me fui al hostel. Eran casi las 23 hs. Me plantee bañarme pero al final me puse un poco de papel higienico en el boxer, me lavé la cara y arreglé el pelo, y nos metimos media chicha cada uno. Recuerdo haberle preguntado a Cholita, iluso total, si con lo cansado que estaba, la chicha me iba a levantar como para aguantar toda la noche. Cholita rio y me dijo “vas a ver”. Ella es mi chamana. Yo le consulto todo.

Era la primera vez que vivia la chicha de noche y en un boliche. Después de pasar por unos bares karaoke, nos fuimos a un boliche que se llama Downtown Vale Todo y explotamos! Entendí todo. La musica electronica por mas que no la conozcas es genial y te hace explotar. Bailamos como nunca, toda la noche, excitadisimos. Cuando cerraba los ojos por mucho tiempo y bailaba, sentía que me iba y me enroscaba cada vez más, así que cada tanto abría los ojos y veía a la gente a mi alrededor. Algunos miraban. Claro, la musica no era TANTO como para estar bailando a nuestro nivel, sacadisimos. Yo parecia estar convulsionando.

Ya tipo 4 am nos fuimos al piso de arriba a hacer amigos. Chapé con un chico chileno que tenía cara de que había sido prendido fuego y rehabilitado, pero quería chapar en chicha para ver como se sentía. Se sintió normal. Esta chicha también me pegó por el lado del baile pero podía hablar y modular perfecto. Recuerdo todo de hecho, a diferencia de la anterior en la que, en determinado momento en que vimos una luna increible subiendo para El Alto, en Bolivia, le digo a Cholita, “boluda mirá la luna, mirala bien porque despues no vamos a recordar nada de esto”. Bueno, al final recuerdo esa frase pero no la luna, aunque sé que era increible y estaba gigante. La Paz, tantas cosas vividas.

Conocimos a unos chicos divinos que me amaban. Bueno, todos me amaban. Fui una suerte de sex symbol por una noche. Todas pasivas igual. Mucha sopapa. Y para resumir, terminamos en el auto de otro amaneciendo tipo 6 en la playa, viendo el oceano pacifico. Fue increible, chicos. Todo fue increible. Llegamos al hostel tipo 8 am, desayunamos, nos bañamos y nos fuimos a recorrer ferias y hacer boludeces. La ducha nos calmo y despejó, aunque aun nos duraba el efecto de la chicha. Ya van dos días de no dormir.

Me acabo de levantar hace un rato. Son las 8.29. Domingo 15 de enero. Dormi 14 horas seguidas. Estamos a poco de llegar a Tumbes y cruzar la frontera. Estamos viajando mucho más rapido de lo previsto. Me planteo tomarme avion en Bogota a Chile o bajar en micro pero conocer lugares que me quedaron pendientes, como Trujillo y Arequipa.

Tengo 1 mes para tomar la decisión.

En este instante estamos en Montañita, lugar increible en Ecuador. Playa a pleno, beibi, necesito descansar un poco. Creo que mañana salgo para Guayaquil.

Cambio y fuera.