Último día, 62: París – Cairo – Buenos Aires

No creo que vuelva a hacer un viaje así. El año pasado cuando volví de Bogotá dije eso. Lo dije mil veces. Siempre me vi a mi mismo como alguien desapegado que podría irse a recorrer el mundo por 3 años y no necesitaría volver. Es increíble como uno se conoce a si mismo en estos viajes. La realidad es que no podría irme ni por 3 meses.

En Bogotá fue donde caí en que había un montón de cosas de mi vida que quería cambiar. Y volví a Argentina un mes antes de lo previsto porque no podía esperar ni un segundo más para vivir la vida que quería vivir. Me inscribí en teatro, en un taller literario y en baile. Ya sé lo que piensan, “nunca un taller de autos, no?”. No, chicos. Claro que no.

El año pasado terminé de escribir una novela que empecé a corregir y reescribir en ese taller y que espero terminar definitivamente este año. Me animé a un montón de cosas que no entiendo por qué no hice antes. Cuando haces cosas que te daban miedo, de repente se siente natural y ya no entendes qué te frenó por tanto tiempo. Así lo sentí el año pasado. Debería haber ido a teatro mucho tiempo antes.

En este momento, al igual que el año pasado, también digo que no sé si pueda hacer otro viaje tan largo como este, pero el motivo es otro. Sentir lo que siento ahora es horrible. Se intensifica porque estoy solo y me siento solo. La gente en el aeropuerto está con sus familias o amigos y yo estoy acá sentado escribiendo este blog. Solo. Quiero hablar con alguien. Llamar a Agostina, a Laura, pero no puedo. Estaré triste pero sigo siendo pobre y sólo en mis sueños gastaría 10 euros para hablar cinco minutos. Sentir el vacío de dejar todo esto es horrible, y pensar que hacer otro viaje similar implica sentirme así, hace que quiera irme a Las Toninas todos los veranos por el resto de mi vida. Después pienso, no es esto lo que siempre quise? Vivir algo significativo que me transforme? Bueno, lo estoy viviendo. Toda la vida quise hacer un viaje así, y no poder parar de llorar es un signo de que lo que viví acá valió. Dejé una parte mía en cada lugar. Tengo casa y amigos en lugares tan locos como Alexandria o Japón. Estuve en África, en Medio Oriente y en Europa. Conocí gente de Syria que escapó de la guerra. Lloré abrazando a Nana cuando me fui de Cairo. Terminé descalzo sin documentos ni billetera en un cuarto en el aeropuerto de Tel Aviv. Conocí a la china que cambió mi viaje. Caminé con Hazem, el chico de Alexandria, por una calle oscura antes de despedirnos, sabiendo que no lo iba a volver a ver nunca más. Let’s not say goodbye. I won’t. Le acabé en la boca a un flaco en Londres. Tuve un mini viaje de egresados en la casa de Dani. Pajee a un flaco para ahorrarme una noche de hostel. Descubrí, a los 28 años, un montón de cosas de mi sexualidad, y conocí gente que no voy a olvidar nunca.

En este viaje me di cuenta que me chupa tres huevos ver pirámides o edificios lindos. Viajar no se trata de lugares sino de personas. Cuando lloro no lo hago porque no voy a ver más la biblioteca de Alexandria, o The Old City en Jerusalem. Cuando lloro lo hago porque no voy a volver a ver a la china, a Mohammed, a Slav, a Dani, y a toda la gente que conocí acá. Nunca sentí tanta necesidad de volver a los países y ciudades en las que estuve y abrazarlos a todos de nuevo. Abrazarlos por última vez y decirles gracias. Gracias.

Hoy lloro. Lloro por todos ustedes. Porque nunca los voy a olvidar. Porque me hicieron sentir querido y cuidado a pesar de las diferencias culturales. Porque vivimos mil aventuras. Nos puteamos, nos reímos, nos abrazamos. Lloramos juntos cuando nos despedimos. Lloro porque aunque diga que los voy a volver a ver, sé que es tan cierto como cuando terminé la secundaria y con mis compañeros dijimos que nos íbamos a seguir viendo. Not gonna happen.

Este avión es el más difícil de tomar. Es el que me va a alejar definitivamente de todo lo que me transformó.

Sé que esto no lo van a leer y aunque lo hagan, google translator lo va a traducir como el culo y va a perder sentido, pero así y todo necesito decirlo y dedicar esta última entrada a toda la gente que se cruzó en mi vida en estos dos meses de aventuras: Mohammed, Nana, Johnny, Eddy, China Puta, Hazem, gente de Syria cuyo nombre no recuerdo pero seguro la mitad se llama Mohammed (todos se llaman así), Slav, Sipi, Dani, Caro, Estuar, Ishware, Anousja, Pierre y toda la gente que me cogí. Gracias por cambiar mi vida y mostrarme su mundo.

Este post no lo voy a releer. Lo voy a publicar así nomás, sin correcciones, porque sé que si lo releo voy a sentir que escribí una merseada inmunda. Y si, podría escribir algo gracioso, pero este blog nunca pretendió ser gracioso. Lo que quise fue contar todo lo que me pasó en este viaje, sin caretearla, y hoy me está pasando esto. Escribir algo gracioso, hoy, sería no ser yo.

Gracias a todos por leerme y por la buena onda que me tiraron por Twitter y Facebook. Aunque ahora diga que no voy a volver a hacer un viaje así, seguramente en dos meses me vuelvan a agarrar ganas y saque un pasaje al sudeste asiático. Si eso ocurre, volveré a escribir acá. Espero que ustedes también viajen a un lugar loco, pasen tres días sin bañarse, y sé vayan de una ciudad sintiendo que dejaron un pedazo de ustedes. Saquen un pasaje a donde sea, y si nadie los quiere acompañar, fuck all, váyanse solos.

Cuando estaba en Ezeiza con Agostina sentía pánico y que todo lo planificado fríamente mirando imágenes en google se estaba por transformar en realidad. Cuando hice conexión en Turquía, antes de llegar a Egipto, me arrepentí de todo. Quise volver a Buenos Aires, a un lugar seguro que conociera. Ahora todo es distinto. Perdí el miedo. Sé que si me abro, me relajo y simplemente soy yo, todo va a estar bien y la gente que necesito conocer va a aparecer.

Gracias por acompañarme todos los días. Ahora estoy llegando a Cairo, donde tengo algunas horas libres antes de tomarme el vuelo que me lleve a Argentina. Me voy a encontrar con Hazem y Mohammed, y me voy a despedir del país más increíble del mundo.

Mi viaje termina acá.

Los veo en Buenos Aires.

Anastacia – In Your Eyes

In Your Eyes

Tripped along many stones
Enough to say
I found my own way
I don’t know where to go
Couldn’t see where it leads

Making castles in the sand
Afraid no one else would hold my hand
I’m stained from the world
Sad, sad, sad little girl

But I see in your eyes
You wear no disguise
Help me find my way
I’m like a bird in the sky
You helped me to fly
Fly away
Fly away
Back home… back home

Holding on to memories
Often scared
Of what I’d see
And then you came
And then you came
And rescued me
And I’m okay
I’m okay

But I see in your eyes
You wear no disguise
Help me find my way
I’m like a bird in the sky
You helped me to fly
Fly away
Fly away

Oh and I know you’ll never leave me alone
I’ll follow you just anywhere that you go
In my life I can see you
I know I believe you will stay, oh
In your eyes
You wear no disguise
Oh oh oh
Like a bird in the sky
You helped me to fly
Oh yeah oh oh oh

Advertisements

Dia 0: Buenos Aires – Ezeiza

Estoy a un paso de irme y siento que debería estar haciendo cualquier cosa menos escribir el blog, pero no sé qué acomodar, qué meter en la mochila, qué documentación o tramite me estoy olvidando de hacer. Mi vieja está insoportable y lo único que quiero es agarrar un pañuelo, ponerle liquido adormecedor y, cual ninja, agarrarla de atras, por sorpresa, hasta que quede completamente desmayada en el suelo. En ese momento me prepararía un tecito con limón y me pondría a escuchar Belinda.

Saben lo que me pidió, la ridicula? que le traiga AGUJAS DE CROCHET Y UNA MAMUSHKA. Les juro, me dejó totalmente mudo. Solo me limité a mirarla hasta que se diera cuenta de lo increíble de su pedido. En cuanto abrió la boca para decir algo le di un cachetazo, y luego hablamos de lo que pasó en Graduados el miercoles. Qué le voy a comprar? Algo del free shop en Ezeiza, cuando vuelva, y le voy a decir que lo traje de Paris. El año pasado hice lo mismo con los regalos de todos. Me fui a Once y me surtí de productos que fui regalando diciendo que eran de Bolivia. Well, in fact, they were.

No voy a caretearla. Tengo miedo. Me di cuenta de que en Egipto hablan arabe, y que las calles están señalizadas con su alfabeto que consiste en rayitas que no difieren mucho de mi electrocardioagrama de la semana pasada. Cómo carajo voy a saber que estoy en Tahrir Square? No sé. Aladin me guiará. Me da cosita en realidad porque voy a llegar al aeropuerto del Cairo a las 4 am (de hecho creo que vi mal y en realidad llego a las 12.35, lo cual es mucho peor) y ustedes se creen que me voy a tomar un taxi? Bueno, si lo creen, son un tanto ilusos. Me voy a tomar public transport por 2LE hasta el hostel de una gorda que se llama Dina y tiene cara de que le prendieron fuego el pelo. Si me atiende ella le saco una foto y la subo.

No sé si voy a conocer tipos en Cairo. To tell you the truth, son muy intensos. O sea, la onda es conocer a alguien, salir a tomar algo, caminar, y si pinta, pinta. Pero esta gente me escribe “hi dear/sweety” y en cuanto intercambio dos palabras comienza a parecer que tienen algún desoden mental. El Islam, I guess. El novio de una amiga me contó que son así porque tienen obligación de ser hospitalarios según su religión. Onda, le tocas el timbre a alguien y decis, “tengo hambre” y aunque sean pobres, te tienen que dar de comer. Es así. Si no puedo sacar guita de Visa, lo voy a hacer.

Bueno, amiguitos. Hoy comienza mi viaje. Me acompañan? (por supuesto en sentido figurado, ya sé que están pegados a la computadora cagandose de calor con ese ventilador de techo que solo les devuelve un aire caliente y espeso).

It’s Biafra, Bitch.

Acabo de unir dos fotos, una de antes de salir de mi anterior viaje, estando en Buenos Aires, y otra al final del recorrido, cuando ya estaba por volver, en Bogota. En la primera parezco una abuela de plaza de mayo, pero en la segunda la cara de biafra que tengo es tremenda. Creo que contagio la enfermedad solo con mirarme a los ojos de tanto biafra que tengo. Además flaquisimo. Volví pesando 66 kilos (mido 1,80, do the math). Un mal de chagas galopante, chicos.

antesdespues

Antes de irme: Johnny, la hente ésta muy loca

Los egipcios son a bit creepy. Desde hace unos días puse mi itinerario en Couchsurfing y no paro de recibir invitaciones de gente para que me quede en sus casas. Me invitó un flaco que vive en Giza y me dice que vamos a pasarla bomba y a fumar Shisha toda la noche. Me tienta. Dice que tiene una terraza con vista a las piramides. How crazy is that? Anyway, leí que Giza es una ciudad del orto. Capaz vaya igual y me quede una noche. Después hay otros que me escriben semi desesperados, y no tienen ni calificaciones. Me pregunto si es porque me quieren secuestrar o si es que acaso desean empalarme el orto.

Miren este, lo único que dice en su perfil es: making friends is one of my favourite hoppies.

Ese es un psycho killer que cuando te despertas en su casa te das cuenta que estás amordazado con una papa en la boca mientras él, sentado en una silla, te mira, sonríe y dice: “ahora vamos a ser mejores amigos por siempre”.

Esta otra descarada me escribe lo siguiente: hey welcome to Egypt.. I LIVE in cairo pharmacy student and we will be happy to take you for a tour and show you all the amazing places here in egypt i love make new frends all over the word : ) : )

Esta forra se piensa que soy pelotudo? Que me va a empomar con sus tours encubiertos de amistad? Mamita, si esperas sacarme algo de guita A MI, estás en el mal camino. Yo soy lo más rata del mundo cuando viajo. Las ciudades no están felices de recibirme. No dejo ni dos centavos. Soy capaz de comer tierra (como hacen en el Chaco) con tal de no gastar. Tengo ganas de samarrearla y golpearla contra la pared mientras le grito ILUSA ILUSAAAA.

La locura no es solo egipcia. También recibo mensajes de gente en Edinburgh y Belgica que dan una onda Misery. Miren este mensaje de un viejo impresentable de Edin:

“you’d get a double bed in its own room with black and red shiny porno sheets (haha) (not funny, viejo degenerado), and I’m cool if you want to bring anyone back for the night. I always make that offer to solo surfers, so if the idea of having sex in the UK shocks you, then we probably wouldn’t be on the same wavelength!”

La idea de garchar in the UK doesn’t shock me at all. Lo que shocks me es imaginar tu pene peludo con tus bolas colgando y tu voz obligandome a lamertelas. Después me escribe otro, NUDISTA, de Belgica, diciendo que le gusta pasearse en pelotas por la casa y que si yo quiero también podría hacerlo, y que PODRÍAMOS TOMAR EL TE DESNUDOS. Estamos todos locos? Me dice “This is a kind of philosophy for me”, de qué filosofía me está hablando? De la filosofía de la pija? Uno es open-minded, te acepto cosas raras, como el flaco que me pidió que metiera la verga en su zapatilla, pero no voy a tomar el té con masitas con un tipo de 65 años con la chota al aire como si fuera lo más normal del mundo. Qué le pediría a este señor? que me traiga un cortadito? (platillos por favor por el chiste)

Y para terminar, los dejo con este mensaje que me parece épico (de un egipcio, obvio):

Hi Sir
I hope you and yr family are very well.
I am interesting to make u as a good friend.
I am respect you so why I am chosen you.
I need friend to deal many things in this life.
Actually Sir, The Life without you impossible .
I wish we can have a good relationship.
I am Weal
I am quiet person and very horny of Love.
Sir, If I am rash , you slow me down , ( I am kidding ) Hhahahahha. (la risa, por dios, controlemos la risa)
Sir , Do u have email address.
Do u have number phone ? it is easy to find each other for meeting .
I hope we can meet soon.
Thanks all Sir for you respectability .
I hope Sir you are successful in your Work and your life . ( Amen )
I wish to you the best and a good luck this year.
Sir , if you have a good photos and nice pictures of yr-self , you can send to me.
Have a good day
May ALLAH be protect you Sir
Wael

Can’t you see how creepy you are? Me mata que meche horny, de repente tire un amen y me mande bendiciones de Allah. Todo en un mismo mensaje.

Falta una semana para empezar el viaje. Una vez que salga para Ezeiza el 21 de diciembre, el blog se va a actualizar diariamente.

Maravillosa Tupiza is back!

Pero miren quien iegooo, la guera salomeee! Cómo andán, mis esclavos del sistema? Trabajando en sus oficinas mientras tienen abierta una ventana con porno de una gorda muy tetona que minimizan cada vez que su jefe pasa por atrás? Yo estoy bien, un poquito alterado pero controladito con la medicina que me suministran. Lo que pasa es que venció el contrato de alquiler y como faltan pocos días para que me vaya de viaje, VOLVI A VIVIR CON MI MADRE, lo cual es tremendo. Somos Cristian y Verónica Castro. A tal punto que ayer me ofreció ir a dormir a su cama por si en la mía estaba incomodo. “Ponemos una almohada en el medio si queres”. NO MAMA, NO SEAS ENFERMA.

Igual la quiero, pero también me quiero pegar un tiro, qué quieren que les diga. Pero bueno, como acabo de escribir, me voy de viaje y vuelve Maravillosa Tupiza! El camino de la verga esta vez me llevará por tres continentes. Bueno, en realidad dos, pero me gusta decir tres para que suene más a viaje por el mundo. Me voy a Egipto (Africa), Israel (acá viene la disputa, o sea, es MEDIO ORIENTE. No es Africa ni Asia. Cuenta como otro continente? SI), Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Francia.

Muchos fueron los planes de viaje antes de decidirme por esta ruta. Qué hizo que finalmente tomara esta decisión? Acaso la historia de Europa? La visita a los castillos? No, chicos. La verga fue lo que me hizo cambiar la ruta. Vieron que en la Edad Media todas las preguntan se respondían desde Dios? Bueno, para mi todas las preguntas se responden desde la verga. Imaginen cuánto sexo iba a poder tener en Tailandia. No me calientan los chinos y para mi en Asia son todos chinos sin importar país. Y tienen olor a ajo, y en las porno siempre tienen micropenes.

No queremos micropenes.

Saben qué es lo que más me gusta de este viaje? Que cuando en charlas con gente sale la pregunta “qué vas a hacer en las vacaciones?” yo digo todo mi itinerario, y cuando pregunto, “y vos?”, se quedan mirando y con cara de verguenza responden “me voy una semanita a la costa”. Yo les digo “ah pero está buenisimo! Qué lindo!”, pero por dentro me cago de risa. Es mi venganza. Tanta pobreza que me tocó vivir. Tantos veranos en Buenos Aires con un triste ventilador de techo. Al fin me tocan unas vacaciones decentes. Nunca más Parque Norte.

El 21 de diciembre salgo para Cairo. Tengo dos escalas: San Pablo e Istanbul. 28 hs de viaje, que a todos les parecerá un horror, pero recordemos que el año pasado me fui a Jujuy EN MICRO, y estuve 22 hs escuchando a una vieja que me contaba sus anécdotas de cuando laburaba en un telo.

Ah, cambié el diseño, vieron? Elegí algo masculino y discreto. Ahora se pueden suscribir al blog para recibir actualizaciones cada vez que posteo algo nuevo.

Los lectores nuevos (me encanta decir “lectores”, suena súper culto) que quieran leer las aventuras de mi primer viaje, pueden empezar acá: Viaje diciembre 2011 – enero 2012

Los amo, jamás lo olviden. Y si se van unos días a Santa Teresita, les digo “uy, qué bueno!!!”.

026

Día 27: Bogota – Buenos Aires

Este viaje fue planeado hace mucho tiempo. Quería pasarla bien, coger y tener mil anecdotas que contar. Lo que nunca creí que iba a pasar es que me iba a partir la cabeza y me iba a dar cuenta de un montón de cosas que tenía ocultas en mi vida. Cosas geniales que por algún motivo decidí tapar.

Las crisis fueron surgiendo de a poco, tipo avisos. Casí siempre ocurrian arriba de los micros, cuando podía parar para que bajara todo lo que había vivido en cada ciudad. La ultima crisis fue muy fuerte, y no podía parar de sonreir en el micro de Ipiales a Bogota pensando en todo lo que iba a hacer cuando volviera a Buenos Aires. El problema es que eso se tornó muy fuerte y me hizo sentir la persona más miserable del mundo por estar en un lugar en el que no quería. El viaje había caducado. Lo que fui a buscar lo encontré, pero además encontré algo mucho más importante. Me encontré a mi mismo.

Obvio que en esos días de incertidumbre no podía parar de pensar si todo era un error, si simplemente era una etapa que tenía que pasar, y que “como me puede estar pasando esto cuando todavía me falta tanto viaje?”. Pero pasó, y los días también pasaron, y nada mejoró. Solo quería estar en Buenos Aires. El caribe me chupaba tres huevos, and it still does. Claro que ahora me tengo que bancar que todo el mundo me diga “pero como preferis el calor de Buenos Aires a estar en el caribe?”, pero si hubiese seguido el viaje simplemente porque fue lo planeado desde el principio, toda esa felicidad de proyectos por hacer se hubiese convertido en un sentimiento insoportable que me hubiese hecho la persona más infeliz del mundo, pero en el caribe, si.

Una amiga me dijo, “antes de viajar medias el tiempo de una manera, pero en tremendo viaje, me imagino que medis de otra manera, es como una revolución de cosas, y no podés medir el tiempo igual”, y es exactamente lo que siento.

Mientras estaba en el aeropuerto de Bogota, no paraba de pensar en todo lo que había vivido. Hice TODO, chicos, todo lo que se puede hacer en un viaje. Me acordé de cuando salí de Buenos Aires, asustadisimo por llegar solo a la terminal de Jujuy y no saber que hacer, asustado por no tener ni la dirección de un hostel ni nada, y como fui creciendo en todo este viaje. Conocí gente, salí, estuve solo, me sentí mal, la pase increible en el mejor año nuevo de mi vida y empecé a cruzar fronteras a lo loco, y de repente ya no me asustaba llegar a un país y a una ciudad desconocida, y me pareció divertido, y preguntaba y me las arreglaba solo para hacer todo, y sin taxi, chicos! Todo transporte publico, y fue genial porque la persona que cruzó la frontera con Colombia ya no tenía mucho que ver con la que llegó a la terminal de Jujuy con una mochila gigante y miles de miedos.

Llegar a Once y que una señora me venda ajo y especias mientras un tipo grita “breteleeees” me hizo sonreir y sentir que estoy back home.

Como me dijo otra amiga, me fui en un micro trucho pero volví en avion, en muchos más sentido que el literal.

Mi viaje no termina hoy. Empieza hoy, acá en Buenos Aires. Estoy muy feliz de haberme escuchado y haber comprado ese pasaje de vuelta. La mejor plata gastada en mi vida, lejos.

Se acuerdan del post en el que contamos cómo bailamos y cantamos en una iglesia en Sucre? Bueno, finalmente pude subir el video, acá esta! Gracias a todos los que me leyeron en este tiempo, y, aunque no vayan a leerlo, gracias a toda la gente que conocí e hizo que mi viaje fuera una de las experiencias más locas y divertidas de mi vida.

Aquí Cholita paceña.

Ay seres!  Aquí estoy, ultimando detalles para salir mañana a las 6pm a morirme fallecida en varios micros hasta llegar  a los brazos de Belleza Aymará.

Yo no creo en brujas, pero que las hay, LAS HAY, y estoy segura de que algún ser envidioso me hizo una macumba de ésas con pochoclos, papel crepé, maíz y sangre fresca de gallina, porque si no no me explico tanta peste que ha retrasado mi viaje.

La culebrilla se apoderó de mí dos días antes de salir para Jujuy. Ahora, gracias a la ciencia y a la imposición de manos, me he curado de este mal tan tremendo y soy sólo esperanza.

Ya me sé muchas frases en quechua, frases que nadie que pase por Bolivia y Perú puede no saber, como por ejemplo: “a cuánto está el azúcar en la paz?”, “trae mi mula”, “no me aborrezcas” o “venden leche y huevos?” Y demás frases imprescindibles del librito de quechua que me regaló una alumna.

No veo la hora de reencontrarme con Belleza Aymará; los que me conocen saben que él es mi eje absoluto y mi amor total. Necesito con desesperación que nos lukiemo de cholitas en La Paz y nos filmemos cantando Corazón Salvaje y tocando el siku.

Como saben, estoy empapada de cultura boliviana, de hecho tengo un mambo con bolivia MAL y sueños recurrentes donde mastico coca con Evo Morales.

En fin, el viaje recién comienza para mí, estoy aceleradísima y tengo que correr a la farmacia de Dominichi, quien me provee de Alplax a cambio de chupetines de mandioca.

Les dejo fotos de mis cholitas luchadoras favoritas.