Día 41: London

06.00 Quien me habrá mandado a mentir así? Le dije al chino que me iba de su casa porque hoy a las 9 salía mi bus para Amsterdam. Pensé que todo iba a quedar así, pero no. El chino agarró un mapa, empezó a hacer cálculos y me dijo que debería irme de su casa tipo 6.30 porque sino iba a perder el bus, así que acá estoy, despierto a las 6 de la mañana al re pedo. Y si, ya sé lo que van a decir, “no era más fácil decir la verdad y listo?”. No, chicos. Decir la verdad es algo que ni siquiera se me cruza por la cabeza.

08.00 Dani vive en Zone 4. A dos cuadras de su casa hay un lugar enorme onda bosques de Palermo pero más salvaje. Mucho árbol y maleza. Dani me cuenta que a la noche muchos tipos frecuentan la zona buscando otros para coger. Me pregunto qué es lo que une al gay con la naturaleza. No importa el país, el gay siempre va a transformar cualquier parque o zona forestal en un cojedero. Quiero hacer un estudio al respecto.

En un rato me encuentro con Laura, mi amiga de Argentina que casualmente viajó a Londres en la misma fecha que yo. No puedo creer que la vaya a ver acá. Lau es una de las nuestras, una putita. Pienso cuál de mis amigas no pertenece al gremio y no encuentro ninguna. Toda la gente que se me acerca tiene una relación muy fraternal con la pija.

11.30 Estamos viendo el cambio de guardia en Buckingham Palace. No dejo de preguntarme en qué momento creí que esto podía ser interesante. Saco fotos y no paro de hablar de sexo. Una mujer de más o menos 70 años se me acerca y me dice, “mira que acá muchos hablan español”. Es argentina. Pícara. Vieja puta. La amo. Otra del gremio.

12.00 Laura me pregunta si estuve en el memorial de Lady Di. Le digo que no. Me muestra fotos y le digo, “ay siii, la fuente esa. Pasé ayer”. Me doy cuenta que saco fotos de todo pero no tengo idea de lo que estoy retratando. Hasta hace dos minutos pensé que el memorial de un rey era una iglesia. Para mi todo son fuentes e iglesias. No me cuestiono nada ya. Me convertí en la china.

15.56 Estoy en London Bridge Underground Station. Estoy a un paso de sacar un sahumerio y un portaretratos de mi familia y convertir esta estación en mi oficina. Siempre vengo acá a robar wi fi y comer.

17.30 Me encontré con un español y me quiero morir. Es muy simpático pero me mandó fotos demasiado favorecedoras. En la vida real es un gordo tremendo. Me lo garché igual porque una será muy selectiva pero primero es puta. Siempre puta. Se me sentó arriba y yo intentaba cerrar los ojos para imaginar que estaba con un ser humano normal, pero no podía. Cada vez que abría los ojos veía que me estaba cogiendo a Gonzalo Bonadeo.

19.00 Nos pusimos a ver Alice en su tele 3D. Tremendo. No creo que pueda volver a ver una tele normal nunca más.

19.25 Estoy descubriendo niveles de orgasmos que no pensé que existían. Ahora entiendo a la gente que dice que le tiembla el cuerpo y no se puede controlar. Me está pasando lo mismo. Si, a los 28 años. Una tristeza, lo sé. Le metí el pene en la boca y al momento de acabar entré en convulsión epileptica. Tengo la pija morada ahora. La veo y parece que le dieron una trompada. El español metió mucho diente. No me quejo. Heridas de guerra.

19.30 Estoy hablando mucho de sexo, pero es que esta parte del viaje está muy dominada por eso. Toda la espiritualidad de Egipto se me fue a la mierda en cuanto crucé la frontera. Ahora sólo quiero meter la poronga en cualquier agujero. Jerusalem me cambió la vida, chicos. Ahí conocí lo que es bueno. Todos los profetas tenían razón. Los judíos estamos llamados a la tierra prometida. Todos nuestros sueños se harán realidad ahí. Ustedes, católicos, lo lamento. Vayan a buscar su propia tierra prometida a otro lado.

21.00 El gordo este insinúa que me quede a dormir con él. Prefiero viajar en overground por 3 horas antes que quedarme acá. Orvuá.

21.35 Este barrio es tremendo. Locales de pelucas por todos lados. Basura en las calles. Nigerianos. Pakistaníes. Música latina. Prostitutas. Quiero mudarme acá y no irme jamás.

21.42 No encontré la estación de overground así que le pregunté a uno en la calle y me acompañó. Era pakistaní, amo a la gente de Europa del este. Amorosos.

23.34 London tiene monumento de todo. El príncipe se tira un pedo y hacen un monumento. Lo que no hay es un monumento a la verga. Me parece que todos los países deberían ergir monumentos para honrar a la verga. Mandaré una carta al condado.

Mañana me voy a Oxford. No hay subte ahí así que es probable que no tenga wi fi. Mierda. No podré usar Grindr. Ustedes como andan? De vacaciones en Las Toninas? Los amo. Jamás lo olviden.

image

image

Día 40: London

10.41 El vietnamita no me permite estar en su casa cuando él no está así que tengo que salir a las 8 am con él y volver cuando él vuelve. Un horror. Además quiere pasar mucho tiempo conmigo. Hoy quería ir a un bar a la noche. Todo bien pero no. Soy una criatura libre. Además acá todos trabajan durante el día, entonces el único momento donde conozco tipos por Grindr es in the evening, de 6 pm en adelante. Imaginen que no voy a ir a un bar con este chino horrible pudiendo coger a lo loco. Voy a buscar hostel. Ya está. Couchsurfing no está funcionando para mi en London. Me cansa ir con la mochila para todos lados y esto de cambiar de casa todos los días me satura. Lo único que me alegra es saber que la china se quiere matar también. Me mandó un mensaje desde Georgia diciéndome que es horrible y que no vaya. Obvio que jamás iría. Aprendí que Georgia es un país hace 20 días. Ustedes no se escandalicen que seguro están aprendiendo que Georgia es un país en este instante.

11.50 Estoy en Moo con Dani y Caro. Es genial encontrarme con ellas porque de repente parece que estoy en Buenos Aires. Caro habla como una mexicana ilegal en estados unidos. Mete mucha palabrita en inglés. Daniela y yo somos más como bolivianos ilegales en Constitución. El viernes vamos a bailar a algún antro gay con estuar, el marido de Dani, que es inglés pero muy copado. Vieron que los ingleses son medio pelotudos y se creen los más refinados del mundo? Bueno, estuar es como un peronista nacido en England. Lo amo. Además habla español sin conjugar los verbos y lo amo más aún, “yo ir a Argentina en 2003”.

12.34 “Tenes que pensar con la pija, no con la cabeza”, me dice Caro.

13.45 Ya está, asunto arreglado. Mañana temprano me voy a la casa de Dani y me quedo ahí. No voy a aceptar más couchrequests de gente gay, salvo que estén muy buenos y haya posibilidad de coito. Sólo aceptaré mujeres, que son geniales porque les chupas un huevo y no te vienen con planteos de marido.

17.29 Estoy caminando por Soho, el barrio gay de Londres. Es increíble como cambia todo al entrar al barrio. Caminas una cuadra y hay hombres de la mano. Mucha peluquera quebrada. Me gusta. Recién pasé por el boliche GAY, donde fueron muchas cantantes, entre ellas Geri Halliwell, mi idola de toda la vida. En estos días voy a ir a Watford, el pueblo donde Geri nació y creció. Si, lo sé, sería más interesante ir a algún castillo como el Wndsor, pero para mi tiene más valor histórico ver la casa de Geri Halliwell. “Por qué te gusta esa puta?”, se preguntarán. Bueno, primero, porque es puta, segundo, porque en mi adolescencia sentía que mi vida era como la de ella: un caos enorme del cual sabía que iba a salir, al igual que ella, millonario y famoso. Nada de eso se dio, claro. Estoy en London, en la estación de Underground Oxford Circus, robando wi fi, tomando jugo de 1.20 pounds y frotandome las manos por el frío. No creo que ella esté haciendo lo mismo. De cualquier forma me parece una persona fascinante y quiero caminar por las calles que ella caminó durante tantos años.

20.40 El vietnamita me dijo que llegaba a las 20 a su casa. Estoy parado en la puerta pegado al timbre hace media hora. Me cago en todo. Dos días de mierda, ayer y hoy. Mañana tiene que repuntar. A las 7 am salgo para lo de Dani, después me junto con Lau, mi amiga de Argentina, y después cojo. Con suerte le doy toda la noche y amanezco rejuvenecido. Nada como un guascazo en la cara para empezar un nuevo día.

22.00 Chino inmundo. Es la segunda vez que mea con la puerta del baño abierta. La china tenía razón, son todos sucios. Hace un rato intentó hablarme de sexo, y debo admitir que hasta lo vi atractivo. Todo se debe a mi calentura. Cuando estoy caliente mi filtro baja de una manera alarmante y soy capaz de terminar abrazado a un boliviano y decirle al oído que lo amo. Con este no ocurrió eso. Me acerqué para mostrarle algo y tenía aliento a sopa. No zeñoda.

En una hora me voy a dormir. Mañana tengo que cargar las mochilas de nuevo y moverme a lo de Dani, que vive en la otra punta de Londres. Tengo ganas de lamerle el labio leporino al chino. Me siento raro. Mal. La careteo mucho pero me siento mal. Deben ser estos dos días del orto que estoy teniendo. Espero que todo cambie.

image

image

image

Día 39: London

08.00 Ahora entiendo lo que es el amor incondicional que no es rencoroso y no pide nada a cambio. Mi host, Dean, me despertó con sesso oral. Esto es amor sincero, sin egoísmos. Lo que no es tan sincero es que me acabe en la cara sin avisar. Odio que hagan eso. No porque me haga el estrecho, sino porque los ojos son una vía super directa para agarrarte hiv. Por suerte me dio en el cachete. Entre ayer a la noche y hoy habremos acabado unas tres veces pero no hay ni miras de que cambie las sábanas. Él ni tan siquiera se duchó. Un asco. Yo puta, siempre, pero limpia. En un rato me saca a pasear. Vamos a ir al Natural History Museum, Harrods, y algún otro lugar más.

11.00 La gorda morsa se puso un tapado marrón onda Sherlo Holm, y agarró un bolsón. Ya está. No me lo puedo coger nunca más. Esta imagen no me la podré sacar de la cabeza. Escribe una columna de moda así que debe pensar que está marcando tendencia. Tiene 23 años y automáticamente parece de 65. Me cae mal la gente que se quiere vestir bien y no le sale. Prefiero al que es abiertamente mersa, como yo, que ayer compré un cinturón blanco con la bandera de gran bretaña. Soy gladys la bomba tucumana.

13.22 Ay por dios, cómo me aburrí. La gorda chancha me llevó al museo y se la pasó haciendo chistes pelotudos. Hubo mil silencios, y exploté (internamente, claro, recordemos que me estoy quedando en su casa) cuando me dijo que si dejaba mucho tiempo mi ropa en el lavadero, le iba a agarrar olor. O sea, gordo puto, no podrías hacerme el favor de sacar la ropa vos? Me tenes que hacer volver a tu casa simplemente para sacar la ropa? Chau, esta noche me voy a la mierda, como sea. Quiero desnudarlo, sacar la escopeta, obligarlo a salir corriendo por un descampado y cagarlo a tiros mientras intenta huir.

Le voy a escribir a un chino de couchsurfing que me ofreció su couch. Le voy a decir que tengo novio. La gente asiática me da cosita, y los chinos son todos sucios.

18.05 Nunca putee tanto en mi vida. Llueve, estoy en una zona semi rural caminando con las mochilas hasta la estación de overground. Hay mucho viento. El chino me aceptó, obvio. “I’d like to have someone around when I’m back from work” (soy muy generoso con el inglés. Si transcribo textual lo que escribió, no van a entender un choto).

21.00 El vietnamita tiene la cara poceada pero vive en una casa muy linda. En la entrada tiene un altar con uno de sus dioses paganos. Una luz que cambia de color le da en la cara. Es genial. “I love that”, le digo, creo que no le cayó bien. Se da cuenta que estoy siendo irónico. Me parece muy kitsch la estatuita. Creo que voy a armar mi propio altar a Sheeba cuando vuelva a Buenos Aires.

21.16 El vietnamita acaba de mostrarme unas plantas con las que hace un té que es muy bueno para el cuerpo, me dice. Lo único malo es que después la caca sale muy roja, se le irrita el colon y tiene que usar un papel higiénico especial para no lastimarse el ano. Me pregunto qué lo lleva a contarme esto.

21.20 “You should drink some, it’s really healthy”. “Oh, that’s so lovely but I think I’ll pass, thank you”. Suficiente colon irritado con las Digestives.

21.38 Acabo de ducharme. Usé un shampoo que me dio él. Me dijo que es chino y me va a dejar el pelo super lacio. No sé si lo tengo lacio, lo que si tengo es mucho olor a jengibre.

22.00 El chino está comiendo fideos con sopa y hace ruido mientras la absorbe. Cada vez que traga fideos hace movimientos con la boca para sacarse restos de comida de los dientes. Nice.

Mañana me junto con Dani y Caro de nuevo. Vamos a comer a Moo, el lugar argentino atendido por Juampi, el semental que nunca acaba. Esperemos que repunte porque hoy fue un día bastante pedorro.

image

image

Día 38: London

08.32 La puta madre. Iba a ir a la casa de un flaco a coger, me perdí y tuve que volver. Me cagó en Londres y sus calles del orto. Y si, antes de que pregunten, son las 8 de la mañana y yo iba a ir a coger. Encendí Grindr y parece que la gente anda muy ardida a la mañana. En fin, pajota y a la calle. Esta vez le di al espejo. Limpié pero quedó una aureola blanca. Por suerte mi host es india y seguro piensa que es una señal divina.

Hoy me voy de la casa de Ish. Me espera Dean, un londinense de 23 años que por foto pinta que está muy bueno. El día esta soleado por segunda vez. Sé que esto no se va a dar mucho más.

11.32 Volví a Camden Market con la china. Estamos comiendo en uno de los puestitos y me cuenta sobre los dioses del arroz. Me dice que hay siete en cada grano y que ya no tiene más hambre pero tiene que terminar todo porque sino “do you know how many gods I would be killing?” (sabes cuantos dioses estaría matando?). Yo engullo quesadilla. 5 pounds.

11.40 El subte acá es normal pero funciona muy bien y hay alta frecuencia (altas llantas, loco). Pasa uno cada dos minutos. Lo genial que tiene es que está conectado con el tren (overground), entonces se extiende muchísimo. Es como si conectaran el subte de Buenos Aires con los trenes de Once, Constitución y Retiro. De hecho no entiendo por qué no lo hicieron así ya que hay estaciones de subte en todas esas terminales. Sería mucho más eficiente. Supongo que es una de las diferencias entre primer y tercer mundo.

12.00 Ay por favor, entramos en una iglesia y hay un olor tremendo. Es como si Jesús hubiera muerto hace dos minutos y lo hubieran traído acá.

14.32 En el transcurso de 10 minutos nos cruzamos con cinco seres que parecen salidos de una película de terror. A uno le faltaba la mandíbula directamente. Estos son hijos de hermanos, estoy seguro. Es como en Edinburgh, que en una época cerraron las fronteras y cogían entre ellos. Mucho monstruo salió de ahí. Cada vez que veo a alguien muy perjudicado entiendo de donde salen las ideas en las películas de terror. No inventan nada, sólo salen a caminar por Edinburgh y sacan fotos.

19.30 Este forro me iba a pasar a buscar por la estación para llevarme a su casa y estoy hace media hora en North Acton paradito con mis harapos y mis sueños de cantante pop esperándolo. Jamás va a llegar. I’d better get going. Esto es Zone 2 (Hay 6 zonas en London, la 1 es la más céntrica) pero es el campo. Hay mucho pastizal. No tengo a nadie a quien preguntarle cómo llegar. Me confié que me venía a buscar y no busqué la dirección en google maps.

20.23 Llegué a la casa de mi host. Es un área residencial. Las casas son todas iguales. Me desconcierta. Por qué son todas iguales? Mi host es semi gordito. Más o menos lindo. Su roommate es una gorda blanquisima con peinado de virgen. Es lo más incogible que vi en mi vida. Es como una abuela de 22 años. Tengo ganas de agarrarle los rollos y pellizcarlos. Me habla de viajes y de divertirse en España y no puedo imaginarla haciendo algo que no sea tejer. No da sacarle una foto ahora porque sería obvio, pero denme un día más y le hago todo un book para ustedes, como cuando conocí a la gorda motoquera en Tilcara.

22.09 Estoy en Green Park (underground station). La china se acaba de ir. Cosita. Se va para siempre. Su vuelo sale a las 23 hs. Primero va a Georgia, y de ahí, en unos días, vuelve a Tokyo. Nos despedimos con un abrazo. Me sentí raro. Ya estoy en Londres, tengo otra gente que conozco y no me siento sólo, but still… Es la china. Useless, stupid, brainless, but la china, my china puta.

23.28 Extraño a mi cholita paceña. Tuvo a su hija y no pude estar en ese momento. Odio no vivir todo esto con ella.

image

Dia 37: London

09.00 Me despierto y lo primero que hago es encender Grindr, mi buscador de mentales. Algo pasará hoy. Lo presiento. Estoy en lo de Dani. Ahora estoy durmiendo en la cama de una de sus hijas, la albina. Dani se parece a la escritora Sophie Kinsella. Es morocha pero su hija albina. Es como que sólo por el hecho de venir a un país desarrollado te cambia los genes y empezas a parir hijos rubios.

09.21 La china duerme. Quiero despertarla con un cachetazo que la desmaye. Afuera hay sol. La primera vez que veo sol en Londres. Día fantástico, claro, como todos los días después de chicha.

11.00 Recién llego a la casa de Ish, mi host. Está durmiendo así que pongo la cámara y el celular a cargar. Últimamente llevo los cargadores a todos lados por si cosas como la de ayer ocurren. Me voy a bañar así voy a Camden Market. Hace dos días que no me baño. Ayer sólo me lavé las axilas y el culo.

11.28 Me llega un mensaje de la china que dice: “Mi amiga dice que sos una mala influencia. Nunca había besado a una mujer y nunca había tenido sexo con alguien que no conozco”. 26 años, chicos. Tuvo su primer noche de persona normal. Debería estar eternamente agradecida. No sé si les conté que en un momento estaba tan pasado que la agarré y me la chapé. Besito corto igual, tampoco crean que me volví heterosexual.

15.26 Camden Market es lo más. Es como Once pero pintoresco. Once es un asco. No te da ganas de caminar, pero Camden Market si. Está bueno. Igual mi cabeza está en otro lado. Este viaje está siendo muy revelador. Estoy haciendo cosas que pensé que no me gustaban y ahora, de repente, me encantan. Si, estoy hablando de sexo. Cuando vuelva a Buenos Aires y me mude, alto puterío va a ser mi departamento. Bueno, no va a ser muy diferente a cómo era antes. El acolchado de mi cama tiene tantos guascazos que podría exprimirlo, ponerlo en bolsitas, y salir a la calle a vender leche. Alto banco de esperma.

17.00 La china me manda un mensaje medio inentendible. Su inglés hablado es bueno pero el escrito es tétrico. El mensaje dice que el tarot le djo que no confiara en la gente a su alrededor, pero que ella siente que puede confiar en mi. La amo. 26 años.

17.35 Ish, mi host, se fue a una galleria con su amigo homosexual Craig y otra que se llama Anne. Me habla de ellos como si fueran los tres inseparables. Onda relación adolescente. Me invitó a esa galería. Hay una habitación donde llueve pero si caminas hay un sensor que te detecta y no te mojas. Loquisimo. Me habla alguien por Grindr que está en un hotel frente a donde estoy yo y me dice “I want you to fuck my mouth”. Qué hacer? Experiencia loca o sexo? La respuesta es obvia. Me voy al hotel, chicos, pasenla bien en la habitación con lluvia. Yo también voy a una habitación pero con otro tipo de lluvia, jiji.

19.00 Fui al hotel con él. Fue todo muy express, obvio. Entramos y nos empezamos a sacar la ropa como si fuéramos de visita al médico. Me dice “vas a tener que cancelar tus planes de ir a la galería de arte…”. Bueno, a los 5 minutos de eso, acabó y me dice “I think you should go to the gallery…. Now”. Yo, absorto y con la chota al palo, le pregunto gentilmente si no podíamos esperar cinco minutos a que se le parara de nuevo así yo podía acabar. “Not gonna work, I’m sorry, here’s your clothes”. Nunca me sentí tan prostituta en toda mi vida. Bueno si, muchas veces. Corrijo, nunca me sentí tan prostituta en Londres.

Llegué al depto de mi host, y creo que tuve múltiples orgasmos cuando me pajee. Aunque traté de ser silencioso, se me escapó un “ooohhh”. Al lado del baño estaba Cora, una madrileña muy puta que vive con Ish. Eyaculé y creo que le di a un pote de jabón líquido. El problema es que si bien siempre tengo la otra mano lista para agarrar el guascazo, cuando llega el momento me agarra como un ataque de epilepsia y no puedo hacer nada más que gemir como si me estuvieran llevando al matadero.

Quiero odiarlo a este chico (no sé nombre. Se debe llamar James, como todos), pero la verdad? Lo amo. Es yo encarnado en Londres. En Buenos Aires hago lo mismo. Venís a mi casa, acabo y se terminó la fiesta y el amor. Previo garche me hago el simpático, río y saco tema de conversación. Una vez que acabo me convierto en un sorete y digo “uy, se me hace tarde, acá tenes tus cosas, vestite”. A uno, recuedo, ni lo dejé bañarse. Le dije que la ducha funcionaba mal y le di un tubo de papel higiénico para que se secara. Un amor, eso soy. Hoy me hicieron eso a mi y no puedo más que sonreír y matarme a pajas en el baño de Ish.

Día 36: London

14.00 Estoy comiendo sushi en el subte porque acá esta calentito. Pagué 30 pounds por el pase semanal y creanme que los voy a hacer rendir hasta el último centavo. Ayer viajé siete veces, y cuando tengo mucho frío me meto un rato y me siento a comer, como ahora, que estoy en Notting Hill Gate degustando sabroso sushi. No me subo al subte porque no tengo que ir a ningún lado, pero robo wi fi a lo loco. Los baños están más limpios que el de mi casa que a veces tiene olor a meo porque me olvido de limpiarlo.

14.15 Me encanta el sushi. No paro de comer. Probé el de Wasabi y nada que ver a la mierda de Tesco. Más caro, claro, pero genial.

16.23 No puedo comer más Digestives. Estoy cagando cinco veces al día. Diarrea encima. Me agarran unos retorcijones que mamita. Hace un rato estaba en Notting Hill y estuve a dos pasos de defecar en un árbol. Por qué todo lo bueno hace mal? Qué vida injusta.

Notting Hill es bla. Todas casas iguales. No, no vi la película así que el barrio tiene tanto significado para mi como una banda de rock chilena.

17.00 Quiero traer unas sábanas y vivir en el subte. Esto es genial.

18.34 Estamos con la china en una estación robando wi fi y tomando jugo de naranja de 1 pound. A las 19 nos encontramos con Dani, estuar, y una amiga de ellos. Es muy loco todo. Reencontrarme con Dani después de estudiar unos meses juntos hace más de diez años. La hizo bien. Se vino para acá. Yo no. Idiota.

19.20 Estamos en un bar de argentinos. Me dieron un trago tan inocente que me siento una de las Chiquititas. Tiene limón. No tomo alcohol. La china está prendida a la cerveza. El tipo que atiende, Juampi, está buenísimo. Cara de reo. Se ríe con la mandíbula para un costado. Es como medio defo, pero tiene buen cuerpo y cara de que coje bien. Igual yo no soy muy bueno para esas predicciones. Usualmente hay que hacer lo opuesto a lo que digo. Una vez, una amiga me preguntó con cuál de dos flacos se debía acostar. Yo, visionario, le dije, “con Pablo, tiene cara de que te re coje”. Bueno, al final terminaron los dos en la cama mirando Teen Mom en MTV. Mi amiga tocándose sola, ebria, y él pegado a la tele. No se le paró.

19.22 La china se abraza a Juampi y le da besitos en el cuello. Le pregunto si le gusta y se hace la “no, no” pero está más ardida que yo. Juampi se ríe y mandibulea.

19.45 Amo a Dani. Quiero casarme con ella. Bueno no, quiero casarme con estuar así me pasa la ciudadanía. Su amiga, Caro, es un ser angelado. Puta como ella sola. Instantaneamente la amo porque todas pertenecemos al mismo gremio.

21.00 Ay pero por favor, cómo levantó esta fiesta. Nos metimos en el baño del lugar y apareció chicha no sé de dónde. Saqué la tarjeta de crédito y rezamos un padre nuestro. Éramos cuatro en un baño. Jiji.

21.15 “Como puede ser” de Bandana. Pura poesía.

22.00 Juampi volvió al bar. Lo agarro del brazo y con la poca lucidez que me queda le digo “boludo, garchate a la china que está con vos”. Se ríe. Me dice algo pero no le entiendo. Si no me lo puedo garchar yo al menos quiero que alguien lo haga. Los argentinos que viven acá están todos buenos.

24.22 La china desapareció hace una hora. Bajamos con Stuart, el marido de Dani, a ver qué andaba haciendo. Vimos por la ventana de una de las puertas que estaba con la piernas abiertas, diciendo “lo lo lolooo” y riendose. La cabeza de Juampi? Entre las piernas de la china. Someone’s having fun.

02.00 Por dios, estoy pasadisimo y esta china está en crisis de llanto diciendo que se siente culpable porque le prometió a la amiga que iba a estar en su casa a las 22.30. Llora y toma cerveza del pico. Yo acabo de peinar una chicha y tengo ganas de bailar Daniela, Endulzame que soy Café. No me la quiero fumar más a la china. O sea, hace dos minutos andaba abriendo las piernas y ahora llora. Esta forra no me va a cagar la noche.

03.00 Bueno si, me la cagó. Nos fuimos a la casa de Dani a dormir. Estamos en una cama marinera. Estoy escuchando a la china llorar. Me da cosita, pero realmente es todo muy idiota. Coger es un derecho humano. Nadie debe estar privado de eso. La china no le vio la cara a dios durante dos meses. Ni se pajeó, me dijo. Era hora. Además con un argentino, entienden? Ya nunca se olvidará de nuestro país.

Me voy a dormir. Los amo a todos.

DSC04357

DSC04375

DSC04392

DSC04400

DSC04404

DSC04405

Día 35: London

Fotos de Edinburgh y St Andrews aca: Fotis

07.15 Londres me recibió con un grupo de vietnamitas que coparon Victoria Coach Station. Todos parecen recién salidos de Chernobyl. Tienen la cara muy cagada a tiros. Mucho labio leporino.

07.20 Mochila del orto. Pesa muchísimo. No tendría que haber comprado tanto en Edinburgh. No necesito 8 pantalones. Bueno, si, jojo.

Antes de irme del hostel despedí a toda mi ropa de doméstica. Iba a tirarla pero después pensé, “capaz algún pobre la quiere”. Pero claro, quien va a querer mi ropa? Además está muy sucia. Hay una remera que esta dura de tanta guasca que tiene. Al final terminé dejando todo en una bolsa enorme dentro de mi locker. Mi deseo profundo es que alguien la encuentre, la lave, y la lleve a algún centro de caridad. Me encantaría que algún homeless vista mi campera de gorda atrevida. Veo fotos y es tremendo. La campera me quedaba chica, entienden? Yo la uso igual porque claro, estoy más allá de todo, pero era muy fuerte. Traje lo peor de lo peor.

08.00 Estoy buscando la casa de la china pero la muy forra me mandó un mapita que hace ver que su casa está derecho saliendo de la estación. Hay mil calles, y todas giran para un lado distinto. Hay mucho negro en London. Me encanta. La gente acá es distinta. Todos con auriculares, apurados. La ciudad no me parece muy linda. Edinburgh es mucho más llamativa.

Vieron ese mito de que las calles en otros países son perfectas, la gente espera que el semáforo se ponga en rojo y bla que siempre dicen cuando hablan de “mi viaje a Europa”? Bueno, nada de eso existe. La gente cruza por cualquier lado y muchas calles están rotas. Tampoco se podría patinar porque no están en buen estado. O sea, están en buen estado para autos y ciclistas, pero no para patinadores.

10.00 La china se está quedando con una mina que es depresiva. Quiero salir a caminar pero hace una hora que me habla de su vida en Irán y de su novio que huyó y nunca más volvió. Nada me importa menos. Programo la alarma del celular para que suene. Suena. Me hago el que atiendo el teléfono. Hablo con mi amigo invisible y pongo cara de “ahora? Uy si, ya voy” (si, pongo cara de todo eso). Me voy. Es copada igual, y tengo alma de rescatista. Amo a la gente depresiva, pero más amo a las Spice Girls. Quiero recorrer London ya.

11.30 Me reencontré con la china. La hago cargar con mi mochila. Es mi mula. Extrañaba esto. En Edinburgh tenía que cargar todo yo. Ella me mira y me dice cosas pero yo le respondo “don’t speak”. ” But…”. “sh sh, don’t”. Seguimos caminando.

13.00 Está mal que no me guste London? Toda la parte que bordea el río Thames es fea, semi industrial. Edificios viejos pero feos. Estoy esperando ver algo grandioso y no ocurre. Sé que es difícil superar un lugar como Edinburgh, pero esto no me parece ni atractivo. Tampoco me parece atractivo la manera en que te fajan por el pase semanal en subte y bus. 30 pounds. No quiero multiplicar por 7 para no deprimirme. Saben la ropa que me compro con 30 pounds? Me llevo todo Primark. Lo que si me parece atractivo es comprar sushi por 1 pound. Nunca probé sushi. Es rico. La china dice que es un asco y que tenemos que ir a un lugar decente a comer. “Not gonna happen, china”. Le di unas Digestives y le cerré la boca.

13.05 Me está creciendo pelo de concha, notaron? En muchas fotos parece que me estoy quedando pelado. En la realidad no se nota, pero en las fotos si. Es horrible. Tengo el pelo florecido, además. Quiero cabellera tupida como antes. No me cortaré el pelo nunca más.

14.00 Quería ir al castillo que está al lado de Tower Bridge pero está 20 pounds. Me voy a Oxford y me compro dos remeras en Primark por esa plata. El British Museum es gratis así que entramos. Muy lindo. Muy lindo como chorearon cosas de todo el mundo para hacer su museo. Me dan pena los egipcios. Tan buenos ellos y les robaron todo. En el museo hay cosas de todas partes del mundo. Busco estatuas o cosas de Argentina y no encuentro. Obvio. Mientras los egipcios construían pirámides, nosotros bailabamos, en taparrabos, alrededor del fuego invocando a la pachamama.

15.00 Entramos en the parliament. Nos sentamos en the house of the commons a ver como debaten los políticos. El que está a cargo de todo tiene alto pelucón blanco con bucles. No puedo creer que sigan usando eso. Pensé que era un mito. Quiero sacar fotos pero la seguridad acá es tremenda. No te podes correr ni dos pasos del camino.

20.00 Ahora entiendo esta ciudad. London es London de noche. Estamos en Picadilly, donde están todos los teatros, y es increíble. Gente por todos lados. Justo hoy hay un estreno y está toda la prensa sacando fotos de los actores. Yo giro la cabeza y veo un póster gigante de Viva Forever, el musical. Mi sueño hecho realidad. Londres, Spice Girls. Claro que la entrada esta 45 pounds. Geri, te quiero mucho pero me hago alto festín con 45 pounds. Creo que puedo conseguir entrada barata por tener carnet de estudiante. Averiguaré. Quiero ir a ese musical si o si.

22.34 Mi host, ish, es una amora. Estoy hablando de sexo anal con ella y su amiga hace una hora. Trabaja en fashion y está rodeada de gays, así que me va a presentar gente. Ya no tengo vergüenza de ir a pubs o boliches. Ahora mi ropa es decente.

20203_554977854513861_2106217415_n 64223_554975534514093_470882011_n 156314_554978734513773_1003037165_n 424510_554976047847375_1324698729_n 486046_554977937847186_1090046306_n 528905_554977801180533_75565959_n 537118_554977181180595_954865134_n 549893_554976797847300_1543777921_n